Tu tienda y blog especialistas en MTG

¿Para qué jugamos Magic?

Muy buenas, soy @ManueIMoreno y esta vez voy a hacer una reflexión de esas que alguna vez seguro que ha generado debate en vuestro grupo de juego. Normalmente hacemos lo que hacemos por una razón, un propósito, y jugar a Magic The Gahtering no iba a ser menos. El juego es considerado por muchos expertos como la única conducta humana que se caracteriza por tener un fin en sí mismo, por el mero hecho de divertirnos, pero esto de girar cartones conlleva otros aspectos que igualmente nos motivan a desarrollar dicha actividad.

La mayoría empezamos a disfrutar de este vicio por probar, en algún momento descubrimos MTG y decidimos adentrarnos en ese mundo para ver que podíamos experimentar en él. De primera mano, si seguís aquí, es porque en ese temprano comienzo encontraste una manera divertida de pasar el tiempo. Después uno ya comienza a ir a tienda y, sin entrar en el terreno competitivo, comienza a participar en esos torneitos que no sabemos muy bien por qué, tienen su aquel…

Lightning Bolt

Comenzamos jugando con esto…

Seguimos jugando más y más, descubrimos otros formatos, los precios de las cartas, sus ediciones, y entonces vemos esos grandes premios que ofrecen torneos mayores. Nos damos cuenta de que ganarlos en una buena manera de conseguir cajas de sobres y cartas caras. Las primeras podemos revenderlas luego en el market o ir abriendo esos sobres rezando porque nos toque algo curioso, o de nuevo volcarlo a la web de compra y venta más famosa de Europa. En cuanto a las cartas de premio, podemos añadirlas al pool o igualmente buscar un comprador.

Es entonces cuando tomamos conciencia de la posibilidad de rentar nuestras participaciones en estos eventos. Al principio íbamos a jugar, nos lo pasábamos bien, a veces ganábamos, otras perdíamos, como en la vida misma. Pero han pasado unos meses y esta vez solo nos vale la victoria, de manera que si en un torneo de varias rondas palmamos las dos primeras, lo abandonamos. El objetivo primordial de Magic se ha ido, ya no buscamos el disfrute por medio del juego, ahora solo encontramos gratificante el conseguir un premio a causa del juego. Nos hemos convertido en rentadores.

Rentadores hasta tal punto que ya vamos pensando si vale la pena asistir a tal o cual torneo. Quizá nunca hemos jugado Pauper, pero tenemos casi todas sus cartas en nuestro pool y las que no, al ser comunes, nos van a costar poco dinero. Nos inscribimos en un torneo de este formato, pues el premio son varias fetchs, y es que la matemática no falla, cinco euros de inversión en un mazo para completar lo que no tenemos, otros cinco de inscripción, y podemos conseguir cartones valorados en 40 euros. Seguramente, y esto lo he visto en varias ocasiones, tengamos algún warning por lanzar una Ráfaga Elemental Azul en lugar de un Hydroblast… (en este formato se suele ser considerado y bajo la premisa de captar nuevos seguidores, se acepta el cambiar las cartas no válidas por tierras básicas sin mayor castigo) es lo que tiene no conocer ni tenerle amor a un formato como para informarse del mismo y saber qué está permitido y qué no, pero eso es otra historia.

Después de este planteamiento, evolución natural que sufren muchos jugadores de Magic, la pregunta es inevitable: “¿Realmente vale la pena?”

Quizá nos autoengañemos, pero a mi parecer, solo los pro que están en la cima son los que realmente sacan ganancias de este juego, los que de verdad rentan, y para ello están cientos y cientos de horas entrenando en el Online para automatizar respuestas y posibles jugadas ante sus diferentes pairings. El resto, jugadores que vamos varias veces al mes a jugar a una tienda, casi nunca vamos a rentar en un cómputo global. Ya solo el desplazamiento nos supone un gasto, la inscripción, el mazo que debemos llevar, material como fundas… ¿Y qué vamos a conseguir? ¿Ganar uno de cada cuatro torneos? Esto es ser muy optimista, pero ¿Cuánto vale la entrada a estos torneos de grandes premios? ¿20 euros? ¿Cuánto nos va a costar participar en ellos? Y el premio de aquel que ganemos, si es una caja… ¿Realmente nos renta toda la inversión de la temporada? ¿Lo hace por poco?¿Nos quedamos como estamos? Todo esto pensando en que tengamos la suerte de vivir en una gran urbe y no debamos desplazarnos a otra ciudad o incluso comunidad autónoma.

Snapcaster Mage

… y terminamos jugando por esto

Lo que sí tengo claro es una cosa, esta obsesión por rentar solo conlleva a resultados tan feos como tensión en las partidas, malas caras, trampas…

Creo que es buena idea tener presente que Magic sigue siendo un juego, y que como tal, debe divertir por el mero hecho de jugarlo. Si aparte, nos llevamos como premio esa carta que ahora mismo no podemos comprar, conseguimos un aliciente extra, pero esa sensación no debería ser excluyente de la que se presupone como natural: la diversión.

Y vosotros ¿qué pensáis sobre este tema?

Aprovecha nuestra promoción navideña

elrincondemagic

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: