Tu tienda y blog especialistas en MTG

Muy buenas Magiqueros. Hoy vamos a continuar con el repaso de la vida de los Planeswalker que nos acompañan a través del Multiverso de Magic The Gathering. Una de las virtudes que más me hace disfrutar de este juego, es toda la historia que hay tras los cartones. Cómo ha evolucionado, y cómo están entrelazados personajes y planos. Os invito a disfrutar como yo, de los fragmentos de historia de este gran juego. Y si hablamos de fragmentos, no podemos olvidarnos de nuestro siguiente héroe.

El siguiente Caminante de Planos que vamos a conocer, es Ajani el más reciente miembro de los Guardianes, curandero , mentor y guía espiritual. Este Leonino, nacido en el Valle de Qasal (Naya, Alara), no ha tenido una vida exenta de sacrificios y dolor. Vamos a ver un “pequeño” resumen a lo largo de la vida y evolución de Melena Dorada, amigo, aliado y mentor. Espero que disfrutéis de la lectura.

LA VIDA DE UN PARIA

Ajani nació en Naya con un estigma y diferencia entre sus iguales de raza, ya que el color de su cabello era blanco. El ser albino le causó el rechazo de sus congéneres,quienes le apodaron “Blanco como la Muerte” basándose en la creencia de que el color del pelaje marcaba su fuerza como guerrero. Solamente Jazal, su hermano, le apoyó durante estos duros momentos de su infancia, siempre con la tenacidad que que le caracterizó, rasgo que le llevó a conseguir el título de Kha del Valle de Qasal a pesar de haberse juntado con el relegado de su hermano. Pero a pesar del sueño de su hermano, este reconocimiento no le valió en demasía para su verdadero objetivo, ver tolerado y aceptado a su hermano Ajani.

El Albino acabó por asumir que siempre sería “el otro” entre su raza, ya que no solamente por el color de su pelaje era rechazado e incluso temido, si no por que con la edad comenzó a desarrollar habilidad para la magia del alma, recibiendo el don de poder comunicarse con los espíritus y utilizar la esencia de esta magia para calmar mente y cuerpo. Este don guardado con sumo celo, para muchos una maldición, fue para Ajani un santuario interior, encontrando en él la forma de labrarse su propia personalidad, un refugio espiritual, y también gracias a esta habilidad, a su primer amigo, el chamán de la tribu, Zaliki.

Los estudios con Zaliki le ayudaron a desarrollar su poder mágico, hasta que finalmente fue considerado el mejor sanador de la tribu, aunque siempre desde la distancia ya que el estigma de nacimiento le acompañaría siempre en Naya. Para evitar la preocupación constante de su hermano Jazal por ser aceptado, Ajani aceptó su condición como relegado del centro comunal de la tribu, y vivir a la sombra como asceta ayudando a quien viniese buscando sanación espiritual y corporal.

Pasado el tiempo, y durante la víspera de la Celebración de la Ruptura de la Espiral en honor a Marisi, héroe entre los Leoninos,  Ajani sufrió un ataque por parte de un grupo de humanos, aunque impide que lleven a cabo su cometivo el Kha de la tribu y hermano del Nacatl. Lejos de conseguir su objetivo, este asalto alerta a Jazal de que podría haber sido orquestado desde dentro de la propia tribu, ya que ningún otro Nacatl fue objetivo de la agresión. Mientras su hermano intentaba buscar una explicación al ataque, Ajani le quiso agradecer el gesto cazando un Godsire para la cercana celebración, pero cuando fue a recoger el fruto de su cacería, fue salvajemente atacado por la leonina Tenoch, que profesaba un abierto odio hacia el albino, quien descubre en ese momento el don de percibir el interior del alma de las personas. Guardando su orgullo, y sin entrar en un conflicto abierto, regresa con las manos vacías a la Celebración de la Ruptura, manteniendo a su hermano al margen de lo sucedido.

Durante la misma noche de la celebración, una vez los ánimos y cánticos fueron apagándose uno a uno, una figura entre las sombras se acercó a los pies de la gran fogata para verter un recipiente lleno de magia oscura, dando forma a las sombras permitiendo atacar desde su intangibilidad. El objetivo principal de este ataque fueron los dos hermanos. Jazal fue asesinado en su misma guarida con su propia hacha de guerra. Ajani, corriendo a alentar del ataque a su hermano, se encuentra con el cuerpo inerte de este. Buscando entre lo más profundo de su ser la forma de volver a la vida a su hermano, no se da cuenta de que va a ser atacado, y sólo una voz le salva de la oscuridad eterna. Ajani oye la voz de su hermano, gracias a su Don, y en el momento previo a recibir el golpe mortal, la chispa despierta en su interior, mientras apretaba el frío cuerpo de Jazal contra su pecho. Su don de Caminante de planos, le llevó lejos de Naya.

LA VENGANZA EN SU MENTE

Este primer paseo entre planos, aunque involuntario, lleva a Ajani a otra zona de Arala, Jund, donde conoce a Sharkan Vol antes de que este tuviera su primer encuentro con Nicol Bolas. Este encuentro le salva la vida, ya que la presencia del Albino despierta el hambre del dragón Karrthus  el tirano dominador de esta región. Una vez a salvo de las fauces del dragón, el Caminante de Tarkir le inicia al Leonino en lo que se había convertido, y también le alienta a hacer uso del poder de la ira para tomar su venganza. Una vez plantada la semilla de odio en la mente de Ajani, Sharkan se despide de él para ir en el camino de su propia Vendetta, contra Rakka-Mar (del que hablaremos más cuando veamos la historia de este Caminante).

Siguiendo el consejo de Sharkan Vol, y una vez aprendido a usar su poder de Caminante, regresa a Naya para buscar al asesino de su hermano. Viajando al valle de Qasali, comenzó su viaje de venganza hacia las ruinas de Antali en busca de pistas, siempre teniendo la sensación de que era observado. Una vez en la que otrora fuera la guarida de su hermano, recoge los restos de su hacha, y con la cabeza que quedó indemne del ataque, crea Ajani su nueva arma, símbolo de la venganza. Pero sólo encontró eso, los restos del hacha de su hermano, y un rastro de sangre que indicaban que su cuerpo había sido arrastrado. Siguiendo este rastro, da con las cenizas del cuerpo de Jazal, que había sido cremado en la plaza del orgullo. En la misma pira encuentra un objeto que recuerda haber visto en posesión de Tenoch cuando le arrebató la presa que otrora hubiera sido el regalo a su hermano por salvarle la vida. A modo de ritual, y para que siempre le acompañase, el Caminante esparce las cenizas de su difunto hermano por su cuerpo, y arma en mano, comienza su búsqueda de la Leonina.

Nuestro Melena Dorada encuentra a Tenoch oteando desde la cima de un precipicio, buscando presas, y tras una discusión donde sale a relucir el aprecio que siente Tenoch por Ajani, este, envuelto por la ira, amenaza a la Nacatl con arrojarla por el precipicio si no le dice quien orquestó la muerte de su hermano. Intentado revolverse para escapar de su presa, ambos caen al vacío, quedando Tenoch colgada de su ropaje y Ajani agarrando el pie de esta. Finalmente es la Leonina la que, en un acto de supervivencia, consigue soltar el agarre de Ajani, quien se desploma al vacío. La caía ocasiona graves heridas a nuestro Caminante, y perdiendo la consciencia, se desvanece en las Eternidades Ciegas.

Ajani despierta en Bant, bajo los cuidados de la Caminante Elpelth Tirel. Son dos largas semanas de reposo,  bajo la tutela de los clérigos de la región. Una vez recuperado, Ajani le comenta a Espelth que algo está ocurriendo el Alara, pero que debe de resolver unos asuntos personales primero. Usando nuevamente su capacidad de traslado, el Nacatl vuelve a Naya para buscar a la madre de Tenoch. Esta le revela que el gran héroe Marisi, fue parte orquestante del ataque contra su hermano. Ambos se embarcan en una lucha contra el aclamado Nacatl, pero son interrumpidos por Anima, la elfo chaman Mayael alertando de que algo estaba ocurriendo con los fragmentos de Alara. Interrogando a Marisi, Ajani descubre que todo lo que está ocurriendo tiene que ver con un dragón llamado Nicol Bolas, así como el ataque de aquellos guerreros que pudieran ser un impedimento para sus planes, como fue en el caso del hermano del Leonino. Dejando a Marisi a cargo de su antiguo amigo y mentor, Zaliki, Ajani emprende camino para detener al arcaico dragón. Recordando su primer viaje como Caminante, y el encuentro con un dragón, Ajani viaja al único sitio que del que conoce la existencia de dragones, Jund. Pero para su sorpresa, el fragmento de Alara ya no existía. La Confluencia había comenzado, y con ello la unión de los cinco fragmentos , todo ello para que Nicol Bolas consiguiera crear la tormenta de maná.

CONFLUX , MAELSTORM. LA LUCHA CONTRA NICOL BOLAS

Con la ayuda de Kresh y el Clan Nel Toth, Ajani encuentra aliados para enfrentarse al poderoso dragón. Viajan a través de Grixis, guiados por la propia idea de venganza que Kresh tenía, hasta que encuentran a su objetivo, Rakka-Mar quien no había sufrido la cólera de Sharkan Vol. Los dos Nacatl consiguen abatir al humano, sirviente de Nicol Bolas. Es aquí en Grixis donde descubre que un antiguo conocido, Sharkan Vol, se había unido a Nicol Bolas y, al mando de un ejército de dragones, quería tomar el mando de Alara. Ajani encuentra apoyo en Zaliki y Mayael, quien le toman como cabeza dirigente contra el ataque de las fuerzas de Vol. Es durante este enfrentamiento que Zaliki confiesa haber sido el causante de la muerte de su hermando, coaccionado por Marisi. Para calmar la ira de Ajani, y que este pudiera centrarse en frenar los planes de Bolas, le manifiesta además, que Marisi ha dejado este mundo a manos de él mismo, con lo que la venganza se había truncado.

Durante este enfrentamiento, Naya guiados por Ajani, y los aliados de Jund hacen frente a un Nicol Bolas que había despertado la tormenta de maná, además de a Progenitus, otro mal mayor para el plano que acababa de ser unificado. En un desesperado intento para evitar que Bolas absorbiera todo todo el maná de Alara, Ajani absorbe parte del poder que había emanado de la Tormena de Maná, usándolo para clamar a una de las efigies del alma de Bolas, pudiendo cortar el vínculo que le mantenía en este plano, enterrándole al menos de momento.

Pero Alara había quedado devastada. Los cinco pueblos comenzaron una lucha entre ellos, sin contar con el Avatar que azotaba el plano. Los Nacatl reconocieron con orgullo a Ajani como un igual entre ellos, y le ofrecieron el puesto de Kha. No obstante, Ajani sabía que su destino no era quedarse en Naya, y ofreció a Zaliki el puesto de Kha, perdonándole por haber sido cómplice, aunque manipulado, de la muerte de su hermano.

AJANI Y LA DEUDA DE ESPELTH

Resultado de imagen de Ajani y elspeth

Poco después de la Confluencia, y ya en mente del Planeswalker ser un protector de los planos y héroes, va en búsqueda de una antigua amiga, Espelth , que había abandonado Bant tras la lucha de poderes tras la unificación del plano (Historia que veremos cuando tratemos a esta Planeswalker). Finalmente encuentra a su amiga en Urborg, luchando en los reñideros como gladiadora, en un castigo autoimpuesto. Ajani contempla una lucha de Espelth contra otro contendiente, ataviado con armadura completa, y cuando este misterioso gladiador deja entrever la marca de su brazo, la Caminante entra en cólera al recordar esa marca a su pasado e intenta darle un golpe mortal. Gracias a la intervención de su amigo, evita que cometa un error y ejecute a un futuro aliado, Koth, pero eso es otra historia que ya veremos.

Ajani insta a que su amiga regrese de nuevo a Alara, como defensora, en vez de perder el tiempo con las luchas en Urborg, y que termine ese castigo que se estaba infligiendo. Ella rechaza la oferta, con la desperanzadora premisa de que Bant iba a ser absorbida irremediablemente por Grixis, siendo el fin de las hermosas y doradas planicies de esa tierra. El Nacatl, consternado, no tiene más remedio que aceptar esa negativa. Pero en medio de esa tristeza que a ambos le envolvían, ahondó en los sentimientos de la guerrera. Le hizo entrega, antes de partir,  de la armadura meritoria que había ostentado en la defensa de Bant, símbolo de su orgullo y honor, gesto que esperaba la hiciera replantearse dónde estaba realmente su lugar.

Pero el comportamiento auto-destructivo de Espelth, no iba a detenerse en Urborg ni regresar a Bant. Lejos de ello, viajó hasta el plano de Theros, donde nuestro querido Leonino la siguió pasado un tiempo desde los acontecimientos de Arala y Urborg, ya que el cariño que profesaba a la caballero, no podía permitir que se auto infligiera tal dolor. Pidiendo favor a un antiguo amigo recién coronado Rey , Brimaz, movilizan las huestes reales en la búsqueda de Espelth, reencontrándose por fin en Thetmos. A pesar de las notables heridas que su cuerpo mostraba, se negó a narrar al Nacatli el origen de las misma, pero en lugar de seguir con la espiral de auto destrucción, promete a Ajani arreglar lo sucedido y encauzar de nuevo su vida, a lo que el Leonino corresponde ser su compañero de fatigas.

La empresa que le pide Espelth es viajar hasta el misterioso templo de Krupix, al otro lado del plano, en un secreto intento de la Guerrero por detener los planes de Xenagos y vengar a su amor Daxos. Para ello necesitaban un medio de cruzar el océano y buscan la ayuda del Callephe a quien buscaron a lo largo y ancho del bosque de Nessian y el Cementerio de barcos de Sirena. De entre todos los restos de barcos, resurge el Monzón, y con él, la legendaria navegante Callephe.

EN NYX Y LA IRA DE LOS DIOSES

Resultado de imagen de ajani nyx

Callephe, que no era si no una de las manifestaciones de la Caminante de Planos Kiora , les engaña con falsas promesas de llevarles hasta el otro confín del mundo, y les lleva sin embargo a la ciudad hundida de Arixmethes, en un intento de desatar la ira de la Diosa Thassa contra la pareja de Caminantes. El plan era sencillo; Kiora pretendía con argucias, usar el poder de los Caminantes para hacerse con el control del Kraken Arixmethes, donde se erigía la ciudad con el mismo nombre, pero Thassa, en su vasto conocimiento, se antepone a los planes de Kiora, comenzando una cruenta batalla en la que no faltan todo tipo de criaturas marítimas. Thassa permite a los dos viajeros continuar su viaje hacia Nyx, y una vez llegado al borde del mundo, Krupix les permite cruzar el umbral de su templo y entrar al santuario de Nykthos.

Pero lejos de estar cerca de su objetivo, en este santuario les esperaba una prueba para poder poder finalizar su travesía a Nyx. Ajani aconseja a su amiga que haga la prueba de Thassa, pero en su defecto elije la prueba de Erebos (que ya veremos cuál fue cuando nos centremos en el Lore de Espelth), superándola y pudiendo cruzar a Nyx. Allí se enfrentan tal como Espelth había buscado desde el comienzo del viaje, con Xenagos, al que consiguen finalmente derrotar y hacer caer su cuerpo de Nyx a Theros. Tras la ardua confrontación, Espelth ofrece su vida a cambio de devolver la de Daxos al mundo de los vivos. Alertados por Nylea, Ajani intenta escapar con Espelth de Nyx, antes de Heliod o Erebos les encontraran. Pero no les es posible escapar con suficiente rapidez, y son alcanzados con Heliod, quien celoso por los poderes de Espelth y su poder de Camninante de Planos, mata con un haz de luz a Espelth para evitar que pudiera alcanzar un rango de divinidad. Tras asesinar a la Caminante, entrega el cuerpo inerte de Ajani, a la espera de que Erebos venga a cobrarse el pago por la promesa de devolver la vida a Daxos.

Ajani, con el cuerpo moribundo de Espelth regresa a Theros con la esperanza de hacer frente a los emisarios de Erebos, pero no se esperaba que los guerreros del Rey Brimaz le emboscaran y alejaran del cuerpo de su amiga, dejándolo inconsciente. Una vez se recuperado y curadas sus heridas, Brimaz le explica que ha sido por su bien, para evitar la cólera de los Dioses. Una vez recuperado de sus heridas, y grabado en su mente cómo Heliod asesió a Espelth, Ajani emprende un viaje de desprestigio hacia el Dios, revelando en el propio templo de Meletis este malvado acto. Y una vez en Oreskos, en la propia corte del Rey Brimaz, revela a todos los Leoninos que los Dioses en los que creen son solamente producto de su devoción, y que son ellos los que deben dictaminar su destino. Antes de partir, recoge el manto de su amiga Espelth y se lo viste a modo de capa para honrar su memoria, dejando Theros con la duda sobre el por qué de la existencia de los Dioses.

KALADESH Y EL JURAMENTO DE LOS GUARDIANES

Resultado de imagen de Ajani en Kaladesh

Una vez abandonado a Theros, con la convicción de que los habitantes del Plano encontrarían su destino lejos de la influencia de los Dioses, Ajani viaja hacia Kamigawa a meditar y llorar la muerte de su amiga. Allí Tamiyo no solamente le ofrece amparo, descanso y un hombro sobre el que llorar, si no que como toda escriba amaba la información. Es allí en Kamigawa y sus informadores, que Ajani descubre los crímenes que ocasionó en el plano oriental El Consorcio del Infinito liderado por Tezzeret, y también que Espelth había encontrado vivo al sirviente de Bolas en Nueva Phyrexia. Recopilando información, con la ayuda de Tamiyo, descubren que Tezzeret había ocupado un sitio de poder en el plano de Kaladesh, por lo que el Nacatl decide ir en pos suyo para detenerle y llevarle ante la justicia, para que se obrara justicia por los crímenes cometidos.

Una vez en el plano de la invención, Ajani toma contacto con los Rebeldes que están en contra del Consulado, gracias a Oviya Pashiri. Cuando el Caminante fue a encontrarse con la sabio en su hogar, descubre que este ha sido detenido por los hombres de Tezzeret, y decide ir a buscarlo con la ayuda de los rebeldes. La pista les lleva al Dhund, donde le encuentran en una celda mortal, con un dispositivo de gas venenoso. Pero no solamente en este asalto contra el Consulado del señor del Metal consigue rescatar a Oviya, si no que se encuentra con Nissa y Chandra. Así, los cuatro consiguen escapar antes de ser atrapados.

Ajani se une entonces a los Rebeldes y a los Guardianes en la lucha contra el Gran Cónsul, hasta que por fin desbaratan los planes de Tezzeret y descubren que todo ha sido una trama urdida por Nicol Bolas, al que consiguen ubicar en un plano. Tras curar las heridas de Chandra, sufridas por la lucha contra Baral, y salvar la vida a Oviya que también fue herida, los Guardianes le ofrecen unirse a ellos, a lo que gustosamente Ajani acepta, ya que su vida es dedicada al mismo objetivo que el grupo de Caminantes de Planos.

Una vez conocen el paradero de Nicol Bolas, Amonketh, Ajani les recomienda buscar aliados ya que el dragón es más poderoso que ellos, comenzando por Dominaria. Pero el grupo, encabezados por una Liliana que tiene más de una razón por la que viajar a dicho plano, hacen oídos sordos de Melena Dorada, partiendo hacia una más que probable derrota en el plano regido por el Dragón.

Mientras, Ajani busca aliados con los que ganar fuerzas para poder enfrentarse a su archienemigo, algo que sabemos ocurrirá en Atlazan, cuyos eventos transcurrirán a la par que los de Amonketh.

DESPEDIDA Y CIERRE

Espero hayáis disfrutado de la historia de Ajani, y con ganas de la siguiente parte de la historia de Magic The Gathering, de la que os traeremos más de una sorpresa en poco tiempo.

Recordad que podéis consultar cualquier tema a través de los comentarios de este blog, a través de mi Twitter @Tumoney, o bien a través de los del equipo del @elrincondemagic.

Puedes leer mis artículos, pinchando aquí.

Si te has perdido la historia del anterior planeswalker, puedes hacerlo en el enlace que lleva su nombre: Tezzeret , maestro del metal.

Y si quieres leer un resumen de lo ocurrido en Kaladesh, no puedes irte sin leer este artículo de @Davinnistrad, pinchando aquí.

Visita nuestra sección de ofertas

Comentarios en: "LORE: Ajani, la vida de un Nacatl" (6)

  1. […] recuerdo además que os voy trayendo las historias de los caminantes, hasta ahora las de Tezzeret, Ajani y Ashiok … y en breve tendréis la de Tamiyo. Aunque repasaremos la historia de todos ellos, […]

  2. […] caminantes: Ahiok , Ajani , Tezeret y […]

  3. […] caminantes: Ahiok , Ajani , Tezeret , Tamiyo  y […]

  4. […] caminantes: Ahiok , Ajani , Tezeret , Tamiyo  , Nahiri y […]

  5. […] caminantes: Ahiok , Ajani , Tezeret , Tamiyo  , Nahiri , Sorin y […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: