Tu tienda y blog especialistas en MTG

Bienvenidos a otro artículo de lore, aquí Davinnistrad. Hace poco os dejé con un resumen de todas las Magic Story de Amonkhet (que podéis leer en este enlace), para ir abriendo boca hasta que comenzasen las de Hour of Devastation…

Pues ya están aquí.

Art by Raymond Swanland

Ilustración de Raymond Swanland

La Hora de la Revelación ha llegado, la primera de las Horas de Amonkhet, en las que el Dios Faraón llegaría para llevar a todos los habitantes dignos al paraíso. Según las profecías, al abrirse la Puerta al Más Allá, Nicol Bolas cumpliría con las promesas de felicidad que estaban escritas. La faena es que las había escrito él mismo, sesenta años atrás. Y no eran del todo ciertas.

Art by Cliff Childs

Ilustración de Cliff Childs

Se confirma el secreto a voces (a gritos): Nicol Bolas está aquí para destruir el plano. ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Por qué? Vamos a analizar lo que sabemos. Ah, si no habéis leído las Magic Story de Amonkhet, leed como mínimo el resumen que hice. Y antes de empezar, otra cosa. Jay Annelly, por si alguno no le conoce, es actualmente el tipo que más teorías sobre Magic hace, y normalmente las más acertadas. Después de cada historia de Wizards las analiza en su Tumblr (en inglés), y son un must read absoluto para cualquier Vorthos. A él le debemos muchas de las teorías locas que tenemos por las redes acerca del lore, y este artículo no sería el mismo sin él. Y ahora sí, vamos a ello.

Para empezar, gracias a esta historia sabemos cómo Nicol Bolas llegó a Amonkhet por primera vez.

Ilustración de Chris Rahn

Nicol Bolas venció a los ocho dioses de Amonkhet sin demasiados problemas cuando llegó al plano, y a cinco de ellos los hechizó para que se pusiesen de su parte y siguiesen sus planes (los cinco dioses monocolores de Amonkhet: Oketra, Kefnet, Bontu, Hazoret y Rhonas). Y sobre los otros tres, sabemos que Bolas los guardó para futuros planes. Y parece que en Hour of Devastation sabremos acerca de ellos de nuevo, o eso nos parece  indicar Archenemy: Nicol Bolas…

Pues sí, tal y como podemos ver aquí, los tres dioses que faltaban entran a Naktamun durante las Horas (y buena pinta no traen, desde luego). A espera de una imagen en mejor calidad, no vamos a poder saber mucho de ellos de momento, además de que van a ser uno de los muchos horrores que llegan a la ciudad con la llegada de Nicol Bolas. Pero esperad, que de eso hablo ahora.

Antes de nada, y volviendo a la primera llegada de Bolas a Amonkhet, se nos deja un párrafo bastante curioso.

“Tenía pocos días. Pronto se quedaría sin la magia necesaria para llevar a cabo este plan. Le quedaba el tiempo justo para hacer los preparativos con los que tal vez podría recuperar su divinidad.”

Nicol Bolas tenía que actuar rápido en su primera llegada al plano, porque contaba con los días justos para poder manipular a los dioses del plano. ¿Por qué? Bueno, sabemos que ocurrió otra cosa hace exactamente sesenta años: el Mending, el cataclismo interplanar que eliminó los poderes de los planeswalkers hasta convertirlos en simplemente poderosos Magos. Nicol Bolas, viendo la que se venía encima, tuvo que darse mucha prisa en moldear el plano. Por eso no pudo borrar todos los anteriores detalles con el cuidado que requería.

Ah, y tenemos otro detalle divertido de la historia.

Los dioses de Amonkhet divisaron al dragón en el cielo, fuera de la Hekma. Se encaramaron a los puntos más elevados de la ciudad y se armaron para el combate. Estaban decididos a no fracasar esta vez. Ningún monstruo podría derrotar a los ocho dioses de Amonkhet. No cuando Naktamun era lo único que quedaba.

¡Naktamun era lo único que quedaba del plano incluso antes de la primera llegada de Nicol Bolas! ¿Significa esto que otro fenómeno había causado la destrucción del plano antes de que el dragón llegase a este? ¿El mismo fenómeno que causaba la zombificación ambiental, un fenómeno que causó que los Dioses tuviesen que asediarse en Naktamun y crear la Hekma para protegerse del exterior? Ese fenómeno podría estar relacionado con Razaketh…

Art by Jaime Jones

Ilustración de Jaime Jones

Nah, ahora hablamos de él.

Pero, ¿y si Nicol Bolas ya había estado en Amonkhet antes incluso de este encentro con los dioses? Porque los ocho no parecen recordarle, pero él podría haber tenido algo que ver con la zombificación natural y la necesidad de crear la Hekma… Sin embargo Nicol Bolas no tendría ningún motivo. Lo más coherente es que esta sea su priemra llegada al plano, en la que tiene que hacer todo deprisa y corriendo antes de que sus poderes de planeswalker se disipen para siempre. Ahora vamos a centrarnos en Razaketh.

Art by Slawomir Maniak

Ilustración de Slawomir Maniak

razaketh.jpgA Razaketh ya le habíamos visto antes en el Duels of the Planeswalkers. Es un demonio bastante diferente de los que estamos acostumbrados a ver en Amonkhet, por cierto. De hecho, eso nos llevó a muchos a pensar que cuando apareciese en Hour of Devastation sería retconeado, pero parece que no. ¿No es un demonio nativo del plano? Mi teoría es que sí lo es, pero es un ente muchísimo más antiguo. De hecho, posiblemente sea Razaketh el causante de la destrucción de gran parte de Amonkhet. Sabemos que está más allá de la Puerta que cruzan todos los muertos, aunque aún desconocemos su función.

Otra posibilidad es que todo el desierto y la maldición que hace que los muertos resuciten sean inherentes al plano, y que no sea Razaketh el que hizo a los dioses fallar una vez. Su función aún está confusa, aunque una cosa está clara: está aliado con Nicol Bolas.

Art by Christine Choi

Ilustración de Christine Choi

Es Nicol Bolas el que controlaba mediante un hechizo el movimiento del Segundo Sol, y al llegar este a su cénit y abrirse las puertas entra Razaketh en escena. Por cierto, entra a sembrar la destrucción más absoluta, tal y como Bolas ha planeado.

¡Esperad! Si Nicol Bolas controla el segundo sol y es el que decide cuándo ocurrirá ese cénit… ¿por qué ahora? Fácil, porque Aether Revolt acaba de producirse. Porque Nicol Bolas sabe que Tezzeret tiene el puente planar, y ahora toca hacer en Amonkhet lo que sea que tenga que hacer…

Art by Cliff Childs

Ilustración de Cliff Childs

Hablando de destrucción. Razaketh tiñe las aguas de sangre (pero eh, que queremos evitar referencias a religiones reales, hm) según entra al plano, matando a montones de personas y animales. Y en plan de Nicol Bolas, tal y como vemos por Archenemy: Nicol Bolas no dista mucho de la destrucción masiva, desde luego (el set se llama Hora de la Devastación, no es muy difícil augurar el futuro del plano).

Razaketh, por cierto, entra en escena llamando a Liliana. ¿Ha percibido su presencia en el plano? ¿O esta vez no es solo Liliana quien busca al demonio, sino que Razaketh también estaba buscándola a ella? Recordemos que este es uno de los cuatro demonios con los que Liliana hizo el pacto del Velo de Cadenas, y a los que ahora está buscando para matar y liberarse de ese pacto.

Además de la obvia pregunta de por qué está Nicol Bolas destruyendo el plano, tenemos otra igual de importante: ¿Qué gana Razaketh aliándose con Bolas? Posiblemente este antiguo demonio sea un importante pilar en la historia del plano (o eso deducimos de su apariencia y de el hecho de que esté tras la Puerta al Más Allá), y no tengo muy claro qué puede ofrecerle Bolas que le interese a un ser que parece omnipotente en el plano. Aunque igual la pregunta es qué necesita Bolas de él. Si de verdad quiere moldear el plano a su imagen y semejanza, un demonio con tanta influencia en él parece más una molestia que una ayuda. Y desde luego, ayuda para devastar un plano no necesita, sobre todo si lo único que queda del plano es por una ciudad custodiada por ocho dioses a los que destroza (o al menos antes de producirse el Mending) con un chasquido de zarpas.

Y está dispuesto (y va a) a destrozarlos a todos, eso está claro.

Lo que sabemos seguro es que al plano le queda poquito tiempo entre Razaketh y la ya inminente llegada de Nicol Bolas, y que esta Magic Story deja muchas preguntas sin responder.

Aprovecho este apunte para decir que creo que este no va a ser un set de fragmentos como Shards of Alara, tal y como vimos en el leak que Samut es RG. A no ser que Razaketh sea tricolor, los otros tres dioses lo sean y Nicol Bolas como Grixis sea la quinta mítica tricolor… En fin, que lo dudo bastante. Sí es posible, de todos modos, que tengamos un set muy enfocado en el multicolor (a fin de cuentas, tenemos muchas formas de agregar maná multicolor en estándar, incluyendo una tierra pentacolor en Amonkhet) basándonos en que los tres dioses restantes es difícil que sean monocolores.

En fin, que esto es todo por hoy. Si queréis uniros a la teorización loca, en Twitter podemos hablar de lo que sea. También estoy disponible en los comentarios de este blog (pero menos) y en mi correo electrónico. ¡Un saludo!

Lee más artículos míos aquí 😀
Twitter: @Davinnistrad
Correo: davinnistrad@gmail.com

Síguenos en nuestro canal de YouTube

Síguenos en nuestro canal de Twitch

Anuncios

Comentarios en: "LORE: EMPIEZA LA DEVASTACIÓN" (1)

  1. […] Siguiendo con el lore, y aprovechando que La Hora de la Devastación ya mostraba pinceladas, David nos trajo también su lore. En estándar había un mazo despuntando, muy barato para lo que había en el formato, y lo […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: