Tu tienda y blog especialistas en MTG

Siguiendo la recopilación iniciada hace dos semanas, continuamos esta vez con el Vampiro hedonista más conocido del Multiverso. Y sí, no es otro que el Stensio Sorin Markov, maestro de la magia de la sangre y oscura, que durante miles de años ha estado viajando por los planos para satisfacer sus propios placeres y perversiones. Este viejo Caminante, uno de los supervivientes al Mending, es probablemente uno de los más poderosos en la actualidad. Y aunque normalmente siempre se mueve por interés, vamos a repasar su historia y la aportación que ha hecho no solo a su plano, al que se siente protector, si no al Multiverso.

EL ORIGEN Y LA CHISPA

Resultado de imagen de mtg Sorin images

Hubo un tiempo en el que en Stensia vivía un poderoso alquimista llamado Edgar Markov, primero en su línea de sangre y primer vampiro del plano. Pero antes de convertirse en un ávido señor de la noche, tuvo que hacer muchos sacrificios para alcanzar la inmortalidad. Miles de años atrás, el hambre sacudía con fuerza las tierras de Innistrad y Markov buscaba una forma de combatirla a toda costa. Buscando desesperado consejo en el demonio Shilgengar, este le convence de que la única alternativa de salvar a su pueblo era adoptando la magia de la sangre. De esta manera, Markov y Sorin consiguen apresar a un enemigo de Shilgendar, el ángel Marycz, al que desangran para comenzar un ritual que cambiaría para siempre el pueblo de Edgar. Los efectos del ritual transformaron el apetito del pueblo de Markov en depredadores voraces, sedientos del nuevo sustento que les mantendría en pie; la sangre. La maldición del Vampirismo había despertado en Stensia. Esta transformación que manifiesta inicialmente Edgar y su nieto Sorin y continúa en el resto de su mermado pueblo, es la primera huella de los vampiros en el plano de Innistrad. Pero este cambio, no solamente confiere la inmortalidad a Sorin y le cambia su naturaleza humana, si no que el trauma ocasionado al ver en qué se había convertido le despiertan la chispa de Caminante, y en una expresión de vergüenza desaparece del plano.

Tiempo después de su ascenso como Caminante, y ya de nuevo establecido y derrocado su abuelo, Sorin conoce a una joven caminante que acaba de descubrir su habilidad y la inmensidad del Multiverso. Esta amistad, les lleva a descubrir una ancestral raza de destructores seres llamados Eldrazi. Como ya vimos la semana pasada en la historia de Nahiri, se unen al dragón Ugin para elaborar un plan que atara a esta voraz raza en un plano, siendo el Zendikar natal de Nahiri el elegido. Finalmente tienen éxito, desembocando en un encierro de más de mil años, pero con un trágico final.

SU LABOR EN INNISTRAD

Resultado de imagen de mtg Sorin images

Debido a la ausencia del Vampiro en Innistrad dado su inconstante sed de conocer los placeres de planos lejanos, la creación y maldición de su abuelo se estaba haciendo más y más fuerte en el plano. Tal fue el punto, que los vampiros se extendieron como una peste entre los reinos humanos, degenerando cada vez más su ansia de sangre, lo que podía desembocar en la extinción de sus ancestros, los humanos. Sorin tuvo que tomar entonces una decisión a sabiendas que la culpa del estado de Innistrad era debida a su familia, una decisión que le llegó a conseguir no solo la seguridad del plano, si no el desprecio de su propia raza y ser tachado como traidor entre los suyos. Siguiendo estudios en los que se demostraba que la luna influía en el comportamiento de los seres del plano, Sorin dio vida a un ser que defenderá el bienestar de la raza humana durante sus largas ausencias. Este ente angelical recibió el nombre de Avayn, y durante siglos procuró proteger a los humanos de cualquier amenaza, no solamente de los vampiros. Pero sabiendo que no solo un protector bastaría para garantizar la seguridad de los indefensos humanos, también creó un lugar donde encarcelar fuerzas superiores, a lo que llamó Helbault, una enorme prisión creada con un fragmento de la luna de Innistrad, en la que Avacyn conduciría a aquellos seres que debían de ser confinados eternamente. Esta es la misma prisión donde Sorin encierra a una descontrolada Nahiri, tras casi escapar de su confinamiento en Zendikar los tres titantes Eldrazi.

Pero no solo ante los actos de Nahiri tuvo que intervenir Sorin, si no que durante uno de sus viajes interplanares, le llegaron noticias de un revuelo en su propio Plano. De vuelta a Innistrad, fue testigo del revuelo causado por una lucha entre los Caminantes Dack Faiden y Sifa Grent que llevó a que el clan Falkenrath actuase en Innistrad con mayor acentuación sumidos en un frenesí de sangre que llevó a la destrucción de la aldea que acogió al memorable Ladrón. Sorin, por tanto, debe de actuar antes que el conflicto se extrapolara al resto de clanes y ciudades. A cambio de quedase con la daga Colmillo Ancestral, que le hablara de los origines de Sifa, y destruyendo las notas que la caminante había dejado en Falkenrath, Sorin permitiría a Dack seguir con su caza de Sifa, quien se había escapado.

EL VIAJE POR ZENDIKAR CON NISSA

Resultado de imagen de mtg Sorin images

Pasado un milenió desde su encierro, Nicol Bolas desencadena uno de su grandes planes. Enviando a Sharkan Vol a Zendikar, con la intención de detener a Chandra Nalaar en su búsqueda del Ojo de Ugin (como veremos cuando tratemos su historia), y salvandola de la traición del vampiro Anowon, intenta detener su búsqueda del Ojo. Ante la explosiva negativa de la ardiente Caminante, Sharkan se ve obligado a perseguirla hasta el Ojo de Ugin, donde comienza una encarnizada lucha entre ambos caminantes, que desemboca en la transformación en Dragón de Sharkan. Por suerte para Chandra, Jace hace acto de presencia, no sin un ataque por parte de la caminante a su futuro compañero. Unidos se enfrentan a Sharkan en forma de dragón, en las inmediaciones de la prisión de los Eldrazi, lo que causa un deterioro de la prisión, y que los titanes puedan manifestar parte de su esencia en el plano.

Con un Ugin moribundo, descansando en un Hedrón tras rescatado por Sharkan Vol y traído a la nueva línea temporal, y Nahiri confinada dentro del Helvault, Sorin vuelve a Zendikar al descubrir una agitación en el Ojo de Ugin, la prisión de los Eldrazi, pero se encuentra solo. Perseguido por los engendros Eldrazi, se topa con un inesperado aliado. Nissa Revange acababa de llegar no hacía mucho al plano de Zendikar. Despachando a incontables de estos aún no desarrollados seres, el dúo busca ayuda para llegar al Ojo de Ugin y ver cómo estaba el estado de la prisión, y reparar la cerradura que contenía a los titanes. Liberando nuevamente al vampiro Anowon, Sorin le exige que les lleve al Ojo de Ugin. Enteniendo la naturaleza de la misión, Anowon accede a acompañarles hasta Akoum.

El inicio del viaje les lleva hasta el refugio de Graypelt, donde les esperaba un compañero de Nissa llamado Khalled. No solo les ayudó con provisiones para el largo viaje, si no que les confirió una pieza del rompecabezas Tal Terig, para que les guiara en el camino. Descendiendo por Makindi, y rodeando en varias ocasiones el Roil, llegaron al encuentro de unos goblin itinerantes que viajan junto a una hechicera Kor, Smara. Se unen a esta extraña caravana  con similar destino hacia el indómito Ojo de Ugin. Este periplo les lleva a cruzar las montañas de Piston hasta Zulaport, donde gracias a Nissa y su conexión con las bestias, roban un bote y convocan a un gran monstruo marino, Brinelin, que les arrastre con mayor  velocidad. Es durante este viaje cuando Sorin le explica la verdadera naturaleza de la misión y quien hay encerrado bajo las montañas de Akoum. Tras el tributo y pago por la ayuda recibida por Brinelin, que gustosamente sacia el Vampiro con uno de los goblin que le acompañaban, la bestia recuerda quien era Sorin y el terror que significa su regreso. Negándose a ayudarles a cruzar el escollo final, los arrecifes de cristal, ven truncado la llegada a la playa. Pero gracias a Nissa y el haber conocido y presenciado la muerte de una de las compañeras de Brinelin, consiguen que este finalmente les conduzca a través de los mortales arrecifes.

Pero el haber llegado a Akoum no significaba el fin del camino; aún había que llegar hasta el mismo Ojo de Ugin, atravesando bosques y montañas. Durante este periplo son apresados por Elfos, protectores de Ora Ondor,  que les quieren utilizar como sacrificio al bosque y asegurar el continuo florecimiento de los frutos sagrados de Kolya. Un no tan fortuito ataque de la prole Eldrazi, sirve como trampolín de escape al grupo, del que solo sobreviven Smara, el Goblin Mudheel, Anowon y el dúo de Caminantes. El viaje continúa por las baldías tierras, que lleva a desorientar y perder al grupo, rescatados milagrosamente por un explorador de la zona. Pero no tuvo la misma suerte que el extraño grupo, ya que el único pago que recibió por guiar y abastecer a los perdidos viajeros, fue servir como alimento para paliar la sed de sangre de Anowon. Superado el susto, y en la recta final de su objetivo, consiguen zafarse de el último escollo, el ataque de vampiros en caza del Mortifier. Es durante este ataque donde Nissa descubre la verdadera naturaleza de Sorin, y se plantea si realmente el objetivo del Caminante es tan digno de ser ejecutado.

Finalmente llegan al Ojo de Ugin, donde los sucesos se desencadenan de una manera que Sorin no había planeado. Durante la última parte del trayecto, Nissa buscaba en su cabeza otra manera de proteger el plano de Zendikar, hasta que creyó dar con la solución. El resultado, lejos de reforzar el hechizo que mantendría sellados a los Titanes y cortar su vínculo con el plano, Nissa destruye el Hedron principal, en una errónea creencia de que, una vez libres, los titanes abandonarían el plano. Sorin, enojado a la par que anonadado, decide lavarse las manos y no hacerse responsable del error de la Elfo, dejando Zendikar en manos de la locura de los tres Titanes.

TIBALT Y UGIN

Resultado de imagen de mtg Sorin images

 Antes de emprender la búsqueda de Ugin para esclarecer el motivo de su ausencia ante la agitación de los Eldrazi, el vampiro decide hacer una parada en su amada Innistrad. Pero lo que se encuentra no es plato de buen gusto. Su plano se encontraba sumido en el desorden y la anarquía, con un Avacyn que no estaba allí para mantener el orden bien atado. La cólera invade en ese momento a Sorin, afectado además por el caos desatado en Zendikar, y comienza la búsqueda de su desaparecida creación, eliminando a cualquiera que osara interponerse en su camino. Tras encontrar la capital de Gavony arrasada descubre a un joven caminante llamado Tibalt, original del mismo plano, quien había promovido la anarquía y el desorden a las tierras de Innistrad tras la ausencia del angel. Solucionado el problema con Tibalt y frenar la decadencia del plano, tras conocer el destino de Avacyn tras el enfrentamiento contra Griselband, emprende un rápido viaje a Tarkir para buscar respuestas del Dragón Ugin ante la ausencia de su presencia en el despertar de los Eldrazi.

En la línea de tiempo original, Tarkir era un plano donde los dragones habían sido extinguidos y Ugin había muerto mucho tiempo atrás. Desconocedor de que Nicol Bolas había asesinado a su anterior compañero, Ugin. Pero gracias a sus habilidades y conocimientos como Caminante, descubre que el Plano de Tarkir tiene dos líneas temporales. En el presente de la nueva línea temporal que Sharkan Vol había creado, Ugin estaba curándose de sus heridas en un Hedron. Despertado de su largo letargo, Sorin le pide ayuda para plantar cara al problema de los Eldrazi nuevamente, encontrando como única respuesta del Dragón el que solo le ayudaría si Nahiri se les unía en el periplo. Enfadado ante la pasividad de Ugin, el Vampiro deja el plano de los Khan para volver a Innistrad, pensando para sus adentros que todo era más sencillo cuando el bienestar de Innistrad era su única atadura.

LA VENGANZA DE LA LITOMANTE

Resultado de imagen de mtg Sorin images

Al volver a su plano, se encuentra el castillo de su familia en ruinas, y todos los habitantes y sirvientes que en él habitaban, incrustados en la piedra. Esta declaración fue la primera advertencia de la venganza que Nahiri tenía planeada para Sorin, culpándolo por la destrucción de su amada Zendikar.

El pasado de Sorin se había vuelto contra él. Primero su antigua compañera estaba buscando una forma de traer la desgracia al plano del Vampiro, y la otra la difícil tarea de buscar aliados al haber sido tachado como traidor entre los iguales de su raza. Esta desesperada búsqueda de aliados, le lleva a  pedir ayuda a la madre de la línea de sangre Voldaren, la retorcida Olivia. La vampire accede a ayudar a Sorin a proteger Innistrad, a cambio de que sea el propio Caminante quien ejecutara a su otrora bien amada creación, el ahora envuelto en la locura Avacyn. A regañadientes, el Vampiro acepta las condiciones de la alianza. Emprende entonces un viaje para detener la ferviente destrucción del ángel, interviniendo justo a tiempo antes de que acabara con los caminantes Jace y Tamiyo (para más información, Tamiyo) . En una negativa a acabar con su adorada creación, Sorin intenta hacer razonar a Avacyn, pero solo consigue darse cuenta de lo profundas que las raíces de la locura que había plantado Nahiri arraigaron en la mente del anterior protector. En un momento de lucidez, el ángel culpa a su creador por haberla hecho débil y corruptible, condenándole como el mayor mal que había sacudido el plano. Sorin, sabiendo que no podría arreglar las cosas hablando, decide llevar la lucha hasta el mismo sótano de la capilla de Thraben, donde tras dejar moribunda a Avacyn, le ofrece una última salida a la locura, drenando su mente de locura y limpiando su cuerpo de corrupción. La negativa del ángel, que asesta un duro golpe sentimental al caminante por la carga emotiva que conlleva, es la antesala a la obligación de Sorin por destruir a su corrupta “hija”, poniendo punto y final al ángel que mantuvo durante mil años el equilibrio entre humanos y lo sobrenatural.

Es en ese preciso instante cuando Nahiri lleva a cabo su plan inicial. Despojado el plano de la última de sus barreras protectoras que Sorin tejió sobre Innistrad, la litomante puede finalizar su hechizo de invocación de uno de los horrores que asoló Zendikar; Emrakul había llegado al plano de la noche. Sorin y Olivia dirigen un ejercito contra los cultistas de Nahiri, mientras que Liliana defiende con sus zombies a los humanos de Zendikar. Durante esta guerra contra la Kor, llega el ansiado enfrentamiento entre Sorin y su antigua compañera. Y es durante este duelo, cuando el interés de Olivia sale a flote. Ella desea desacerse de Sorin por haber azotado a su raza desde hacía siglos, pero el bien común que desea el vampiro sobre Innistrad, perdura sobre la venganza, decidiendo la matriarca ayudar finalmente al caminante. Nahiri no duda en invocar cientos de enjambres Eldrazi para mantener alejada a Olivia de su ansiado duelo. Y así comienza , emplazado en la mansión de Markov, una lucha entre los dos antiguos y poderosos Caminantes. El desenlace no es el esperado, ya que aunque finalmente consiguen detener a la prole de Eldrazis y cultistas, así como encerrar a Emrakul en la luna, Sorin es derrotado durante el combate singular; abatido por la litomante y aprisionado en las paredes de las ruinas de la mansión. Nahiri se aleja para que el vampiro disfrutara de la destrucción causada por la Titan Emrakul desde su exclusiva butaca, momento que aprovecha Olivia Voldaren para burlarse de Sorin y echarle en cara que todo lo ocurrido era el precio por la traición. Robando su preciada espada, Olivia se auto proclama nueva señora y protectora de Innistrad, olvidando a su suerte al Caminante.

DESPEDIDA

La semana que viene recorreremos la tercera de las partes de esta recopilación sobre los Eldrazi, y esta vez de la mano de Ugin. Tras finalizar esta saga, comenzaremos otra mucho más interesante…si cabe

Anteriores caminantes: Ahiok , Ajani Tezeret , Tamiyo  y Nahiri

Síguieme en Twitter: Tumoney

Y puedes leer mis artículos, pinchando aquí

Síguenos en nuestro canal de YouTube

Síguenos en nuestro canal de Twitch

Comentarios en: "Lore: Los Tres , Parte 2/4 : Sorin" (4)

  1. Alfchaval dijo:

    Sorin es el típico que al hacer un trabajo en grupo no aporta nada pero pone su nombre.

  2. […] Anteriores caminantes: Ahiok , Ajani , Tezeret , Tamiyo  , Nahiri y Sorin […]

  3. […] caminantes: Ahiok , Ajani , Tezeret , Tamiyo  , Nahiri , Sorin y […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: