Tu tienda y blog especialistas en MTG

¡Buenas a todos, aquí Davinnistrad de nuevo traduciendo los artículos de lore de Jay Annelli (cuyo Twitter y Tumblr tenéis enlazados). En esta ocasión tenemos un minucioso análisis de la última Magic Story de La Hora de la Devastación, que lleva su mismo nombre, y que conlleva la derrota de los Guardianes, así como una nueva fase en la historia de Magic. ¡A ello!

Finalmente está aquí: La Hora de la Devastación, de Ken Troop. Esta historia tiene mucho acerca de lo que lo que hablar, siendo un momento clave en la historia del Gatewatch, que cambiará está de la “Fase 1” a la “Fase 2”. Si alguna vez os habéis preguntado si Wizards es consciente de todos los problemas inherentes al Gatewatch, esta historia despeja todas las dudas.

Es muy divertida. Desde luego, nos metemos mucho mejor en la mente de Nicol Bolas que en ningún otro momento de los últimos 10 años, pero si lo que buscabais era una conclusión para alguna de las tramas alrededor de él, no está aquí. Y eso es algo decepcionante.

Este es uno largo, gente. Preparaos.

La Hora de la Devastación, de Simon Dominic

Se deleitaría con muertes, gritos y sangre, o quizá con algo mejor.

En fin, la primera cosa que tenemos que tener clara es que no tendremos resolución para esas tramas de Bolas entre Alara y Amonkhet. Desde ese punto de vista, esta historia decepciona bastante.

Este es el primero de los nuevos misterios a los que tendremos que seguir la pista desde ahora. ¿Por qué Bolas quiere al Gatewatch fragmentado? Tengo la fe suficiente en el equipo de historia post-Origins para creer que hay algo pensado para el largo plazo… ¿pero será lo suficientemente bueno?

Se hacían llamar “los Guardianes”. Como si creyeran conocer la manera de vigilar el Multiverso, por alguna extravagante razón. O como si pudieran hacerlo.

Este es el principio de Bolas desmontando todo acerca del Gatewatch, exponiendo los obvios fallos. ¿Por qué Bolas quiere a los héroes dispersos? ¿De qué le puede servir?

“Los héroes”, pensó Nicol Bolas. “Benditos sean todos y cada uno de ellos”.

No sabía que Bolas fuese del sur (Nota del Traductor: Sur de EEUU).

No importaba. Había otros, si fuera necesario.

¿Quiénes? Puede que The Takewatch 😀 (Nota del traductor: enlace a un artículo en inglés)

Su bramido emuló a incontables depredadores a lo largo de las eras, depredadores que ya no necesitaban ser silenciosos. Nicol Bolas sabía que no le favorecía comportarse en exceso como un dragón, pero no sería divertido dejar de lado aquella faceta.

Completamente cierto.

Oh, probablemente tuviesen un plan, un plan tan complejo como “matar al dragón”, siendo generoso. O quizá “tú lo quemas, tú mandas a tus zombies, tú usas los elementos, tú lanzas ilusiones y tú lo bloqueas”. Con una buena dosis de indulgencia, aquellas ocurrencias se podrían considerar planes. Y los planes de competencia similar les habían bastado en sus correrías recientes. Nicol Bolas sabía apreciar la eficiencia. ¿Por qué molestarse en ser inteligentes cuando el Multiverso parecía conspirar para mantener viva su estupidez?

Esta historia es más o menos Nicol Bolas recitando hilos en foros que hablan de la historia de Magic.

Se preguntó cuánto aplastaría la moral de los cinco si aplaudiera. Metafóricamente, por supuesto: sus garras no se prestaban para dar aplausos.

Mira, aunque esperaba conocer algunos porqués más en esta historia, Bolas es genial. Es exactamente como lo esperaba, ingenioso y terrorífico.

Con más que muchos, idealmente, aunque podría bastar con muchos si eras un brillante Planeswalker archimago y dragón anciano.

Ese es un subtipo de carta bastante largo.

Aquellos niños, aquellos Guardianes, eran hijos de una edad civilizada y castrada. No tenían ni la más remota idea de los peligros que aguardaban al acecho, dispuestos a matarlos… o algo peor. De algún modo, su falta de auténtico poder los había protegido de todas las muertes que habrían podido sufrir.

Se está refiriendo a la relativa seguridad de la Post-mending era. Cómo las cosas parecen estar calmadas porque no hay planeswalkers casi dioses siendo creados constantemente (o simplemente planeswalkers normales).

El día no había transcurrido en absoluto como habían planeado. 

La ironía de este comentario, multicplicada por todos los miembros del Gatewatch que lo están pensando, es maravillosa si la yuxtapones a lo que Bolas piensa del plan del Gatewatch.

Atacaremos con todo lo que tenemos. El dragón caerá ―respondió Gideon mentalmente.

No, es una mala idea y os llevo diciendo un tiempo que Gideon es un líder horrible que solo toma decisiones estúpidas que acaban en gente siendo asesinada.

Jace nunca se había topado con una mente tan inexpugnable, excepto… Vislumbró un ínfimo fragmento de un recuerdo, el de una mente impenetrable y cegadora como una muralla de cristal. Sin embargo, en cuanto el pensamiento acudió a su cabeza, este se borró a sí mismo y Jace no pudo recordar dónde había presenciado tal cosa… ni de qué podía tratarse.

“¿Pero qué…?”. Jace se sobrepuso a la fuga repentina que había experimentado. No parecía haber provenido de Nicol Bolas, sino del interior de sí mismo. “¿En qué acabo de pensar?”, se preguntó, pero no pudo recordarlo. La mente del dragón seguía elevándose ante él, cerrada y protegida de sus intentos inútiles por encontrar un punto de apoyo.

Jace también intento entrar en la mente de Ugin, en la hisotria Revelación en el Ojo.

No se movía para atacar, tan solo seguía estrellando a Gideon contra la pared.

La idea de que todo lo que Bolas tiene que hacer contra Gideon es lanzarlo una y otra vez con su cola contra el muro es genial. Su excesiva confianza en su aura siempre ha sido un error. ¿Dónde está su hieromancia? ¿Por qué no está invocando cadenas mágicas para atar a Bolas?

Sin pensar conscientemente, se dispuso a huir viajando a ciegas entre los planos, sin conocer su destino ni darle importancia. Tenía que evitar aquella oscuridad.

Sintió el tirón de la Eternidad Invisible justo en el momento en que la ola de oscuridad rompió sobre él, y entonces no supo absolutamente nada.

Guay, pues en Ixalan Jace está siendo el extranjero amnésico. ¿Supondrá esto una alianza con Vraska? Esa y muchas más preguntas el lunes en mi artículo sobre Ixalan (Nota del traductor: aquí lo tendréis traducido).

―Ese era vuestro especialista en magia mental, ¿correcto? ¿Tenéis alguno de refuerzo? No me importa esperar, aunque siempre podéis coordinaros a gritos; prometo ignoraros.

Pensaba que Nicol Boals era un Dragón Anciano, no un Troll.

Nicol Bolas arrastró las palabras y su voz retumbó en toda la plaza, solo interrumpida por las constantes colisiones de Gideon contra la pared.

Me he reído cada vez. Debo de ser malvado.

Nunca has sido tan necia como para creer que puedes ganar esta batalla, Liliana ―dijo por otro lado el Hombre Cuervo.

El Hombre Cuervo aconsejando sabiamente. No quiero hablar demasiado sobre el Hombre Cuervo aquí, ya que futuramente tendré un artículo dedicado a él. No creo que Nicol Boals sea el Hombre Cuervo, pero la forma en la que el Hombre Cuervo ve a Bolas es interesante.

Eres la única de ellos que entiende lo que era el auténtico poder. Solo tú conoces lo que puede ser de nuevo.

¿De nuevo? ¿Eso qué significa? ¿Bolas puede estar intentando deshacer el Mending, como he especulado en el pasado?

―Dime ―continuó Nicol Bolas con calma―, ¿sabes cómo emplear el Velo de Cadenas de modo que no te agriete la piel ni drene tu vida? ¿Sabes obligar a los onakke a servirte como maestra e impedir que intenten destruir tu alma y tu cuerpo? Yo sí, Liliana. Yo sí.

¡Miente! ―bramaron los onakke en su cabeza―. ¡Es un embustero! ¡Lo aplastaremos!

Sabes que dice la verdad. Puede ayudarte ―replicó el Hombre Cuervo.

En caso de que os lo estuvieseis preguntando, el Hombre Cuervo y los Onnakke no están en el mismo bando.

Vuestras vidas dependen simplemente de lo útiles que podáis resultarme.

Esto también lo llevo diciendo un tiempo.

Nicol Bolas los miró desde arriba y sonrió.

―Y ahora quedáis tres. He preferido no comentarlo delante de vuestra querida nigromante, pero, entre nosotros, también poseo ciertos conocimientos de nigromancia. ¿Tenéis alguna vacante en los Guardianes? ¿Hay algún proceso de solicitud?

¿HAY algún proceso de solicitud? ¿Por qué tiene que ser un Dragón Anciano de 30.000 años el que pregunta eso? ¿Tienen estatutos en el Gatewatch? Honestamente, estoy tan sorprendido como Bolas de que hayan durado tanto.

Su fuego se tornó de un blanco cegador, ríos centelleantes de llamas que azotaron al dragón. Los ojos de Nicol Bolas se entrecerraron y se vio obligado a retroceder por primera vez, lo que permitió a Gideon caer al suelo mientras el dragón se defendía.

Fuego blanco cegador, ¿eh? ¿Y Bolas necesitaba evitar esas llamas? ¿Recordáis cuando dije que molaría que Chandra aprendiese a lanzar el Fuego Purificador, como aprendió a lanzar el Ghostflame? Ambos le habrían servido en esta situación, y creo que puede ser algo que veamos en el futuro.

Ilustración de la portada de ‘El Fuego Purificador’, de Michael Komarck

»Chandra Nalaar, tenías muchas características útiles. Eres poderosa, emocionalmente inestable, fácil de manipular y predeciblemente impredecible. En verdad me parecías prometedora. ―La voz de Nicol Bolas retumbaba en el aire. “No soy fácil de manipular”, pensó ella encolerizándose cada vez más. Sus llamas iluminaron el cielo nocturno.

¿Nicol Bolas se está quejando de los millenials? Quiero decir, estoy totalmente de acuerdo. La caricatura de una Chandra con THDA no suele ser demasiado graciosa, pero vaya zasca a la niña, Bolas.

“Agh, demasiado dolor…”

Mira, tengo bastantes problemas con la caracterización inmadura de Chandra a veces, pero al menos lo suyo es creíble.

Nissa había llegado a creer que su destino sería diferente en aquel mundo. Había pensado que su paso por el templo de Kefnet ofrecería posibilidades hasta entonces inimaginables… Pero no. Kefnet y el resto de los dioses yacían en las calles y sus hilos habían sido cortados sin llegar a explorar las posibilidades.

Dios bendito, Ken Troop. Ahora que sabe que solemos buscar subtexto en sus artículos está lanzando pistas falsas.

Nissa nunca había cuestionado el propósito de los Guardianes. Siempre se habían enfrentado a necesidades inmediatas, injusticias que enmendar, maldad que derrotar. Y lo habían conseguido. Lo habían hecho bien. Hasta entonces. Hasta que un dragón de inmenso poder e intelecto les había demostrado las consecuencias de actuar sin preparación ni el poder suficiente.

Tal vez hubiera un camino mejor.

Meditó sobre aquellas cosas mientras luchaba por recuperar el control de la tierra. Si quería tener alguna posibilidad de presentar batalla, sería mediante la tierra.

Tengo curiosidad por ver a dónde llegará Nissa con esto. Creo que la veremos explorar esa tentativa conexión con Emrakul con el paso del tiempo.

La invulnerabilidad de Gideon había servido de muy poco contra un oponente del tamaño, la fuerza y la masa de un dragón.

Vale. Nicol Bolas es grande… pero Gideon se ha pegado con esto.

 

 

 

 

Ulamog, el Hambre que no Cesa, por Michael Komarck

Gideon Jura, eres pésimo analizando la realidad. Me he enfrentado a miles de generales, miles de tácticos, estrategas y maestros del combate. Puede que seas el peor de todos. Permíteme ayudarte. Ignorar la realidad evidente es un error fatal en nuestra línea de trabajo. Por supuesto, comprendo la importancia de las… aspiraciones, pero saber evaluar con exactitud los hechos que tienes ante ti es una habilidad imprescindible en este oficio.

Gracias, Bolas. Es divertido, Bolas está dándole a cada miembro del Gatewatch exactamente lo que necesita oír. Requisitos del guión, el autor disimulando esto para nosotros, el lector… ¿o Bolas intentando convertirles en herramientas más útiles?

―Puedo matarte en cuanto se me antoje, pero intuyo que no te importaría morir, por la forma en que juegas tan descuidadamente con tu vida. Y con las vidas de los demás. ―Gideon se retorció y sacudió la cabeza adelante y atrás, desesperado por huir.

Gideon se sorprendió al entender que una parte de él ansiaba quedarse. Quería dejar de sentir la culpa de haber perdido a Drasus, Olexo y el resto de sus Milicianos. A toda la gente que había visto morir en Zendikar. No quería cargar con más muertes en sus manos. Solo tenía que… rendirse.

GIDEON QUIERE MORIR. @sarpadianempiresvol-viii lleva diciéndolo un tiempo, y estoy de acuerdo. Es guay verlo confirmado.

Gideon arrojó su cuerpo a través de la Eternidad Invisible. El agujero que Nicol Bolas le había dejado en el hombro solo era la más visible de sus heridas.

Parece que Gideon sigue conservando su brazo, gente.

―No, amo, en absoluto. Tan solo… me he retrasado. Los habéis derrotado tan pronto como preveíais. ―Su esbirro echó un vistazo alrededor en busca de varios cadáveres que no encontró―. Puedo averiguar adónde han…

―No, no importa. Esto ha sido mejor que la sangre.

Tezzeret lo miró sin comprender, pero sabía que no obtendría más explicaciones.

―Amo, debería poneros al corriente sobre…

Vale, unas pocas cosas. ¿Qué ha retrasado a Tezzeret? Aunque probablemente esté mintiendo. ¿y acerca de qué tiene que poner al corriente a Bolas? ¿Por qué es esto mejor que la sangre? Estoy algo cansado de vagas pistas acerca de los planes de Bolas. Tras unos diez años, la vieja fatiga de Bolas está llegando de nuevo.

―Más tarde. Márchate y dile a Ral Zarek que venga a verme. Está progresando demasiado despacio.

Qué demonios. ¿El Proyecto Luciérnaga es cosa de Bolas? ¿Es otro proyecto diferente? ¿Cuál es su plan? Tengo que volver y releer unas cuantas historias de Ral Zarek para ver si alguna vez se había mencionado algo de un segundo maestro. (Nota del Traductor: leed El Proyecto Luciérnaga).

Homing Lightning, de Slawomir Maniak

¡Esto es todo por hoy! El lunes volveremos con otro artículo de Jay Annelli en el que se acercará a lo que sabemos (por el momento) de Ixalan, y a lo largo de esta semana o la que viene tendréis un artículo mío resumiendo todo el lore de La Hora de la Devastación. ¡Un saludo a todos! 😀

Lee más artículos míos aquí 😀
Twitter@Davinnistrad
Correo: davinnistrad@gmail.com

Descubre nuestra sección de ofertas

Comentarios en: "Jay Annelli: Hablemos de ‘La Hora de la Devastación’" (1)

  1. […] de Jay Annelli de esta historia, que podéis encontrar traducido al castellano por en servidor aquí. Dicho esto, […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: