Tu tienda y blog especialistas en MTG

Continuamos con la C y seguimos con temas metálicos, sin embargo esta vez nos dirigimos al plano de Alara para conocer la historia de Crucius, el creador del eterium.

Aviso a planeswalkers: Crucius es un personaje que tomó relevancia en la novela Test of Metal. Debido a que esta novela está oficialmente fuera del canon de Magic, intentaré no tener en cuenta casi nada de lo que se narra en la obra, y en el caso de ser así, lo señalaré para evitar confusiones.

Crucius es un personaje bastante oculto dentro de la historia del multiverso y del que poco se sabe. Supuestamente fue un planeswalker esfinge (al igual que Azor) responsable de la mágica aleación conocida como eterium. El hecho de que sea o no un planeswalker se debe a la localización de los componentes del eterium, como veremos más adelante.

Seguidora de la labor noble

Crucius trajo el eterium al (por aquel entonces) fragmento de Esper, en el que comenzó su labor noble;   infundir eterium en organismos vivos de Esper con el fin de ayudarlos contra la fragilidad y los inconvenientes de la carne. Lo que comenzó como una acción noble terminó por convertirlo en una figura repudiada por los habitantes de Esper, ya que, a pesar de las advertencias de Crucius, hubo aquellos que abusaron del éter, siguiendo la doctrina de la carne innoble,  cuyo principal objetivo era la eliminación de esta en sus cuerpos. Los etereados (adeptos a la labor noble) culparon a la esfinge por la aparición de los liches etéreos, abominaciones resultantes de la excesiva aplicación del eterium en sus cuerpos (adeptos de la carne innoble que habían cumplido su objetivo).

Liche etéreo

Fue por la creación indirecta de estos zombis metálicos  que acabaría siendo llamado Crucius el Loco, y  así, marginado y sin esperanza alguna en su mundo, desapareció para siempre.

El único ser que sabía de sus intenciones y paradero fue la esfinge Sharuum. En la novela su relación con Crucius sería aún más estrecha, convirtiéndose en su esposa, cuyo hijo, Kemuel (que sí es una figura que existe fuera de la novela) acabaría confinado en un laberinto.

Imagen de Sharuum. ¿Qué podrán ser las gemas rojas de su cuerpo? ¿Y el brebaje de su copa?

Problemas familiares aparte, sí que sabemos una cosa: Crucius se percató de que Esper había perdido la conexión con el maná rojo y verde, por lo que creó el eterium. Crucius pensaba que, al estar el eterium imbuido con éter, una vez extendido por todo Esper permitiría lanzar un hechizo para volver a reunificar Alara. Hay teorías que dicen que Crucius fue el planeswalker que separó los fragmentos, pero sabiendo que quería reunificarlos creo que habría que descartar tales ideas. A no ser que le gustara ir por ahí rompiendo y uniendo planos, que puede ser.

Ya bastante tuvimos con Bolas y el Remolino

Hemos mencionado varias veces el eterium pero ¿qué es exactamente? ¿Dónde lo descubrió Crucius?

Actualmente se conocen dos componentes necesarios para la creación del eterium: el carmot y la sangrita.

Ambos son elementos que se encuentran en Jund, y es por ello que algunos consideran a Crucius un planeswalker (ya que de otra forma no habría podido viajar de un fragmento a otro, y desarrolló el eterium solo unas décadas antes de la Confluencia, por lo que no fue en tiempos de la antigua Alara).

Confluencia provocada en parte por nuestro amado Nicol

Estos dos elementos, debido a que se encuentran en el mismo lugar y poseen un color rojo, se ha especulado que podrían ser la misma cosa. Sin embargo, al carmot se le trata como un mineral, y a la sangrita como fuerza vital cristalizada.

El carmot es sin lugar a dudas un componente necesario para la fabricación de eterium, por otra parte, la sangrita, aun siendo diferente y ser un elemento canónico solo aparece como componente de la aleación en la novela Test of Metal. La novela quedó eliminada del canon debido a ciertas incoherencias con las historias, pero el tema de la sangrita creo que ha quedado intacto. Además, el mismo Jay Annelli ha dicho que es un componente del eterium, por lo que podemos continuar sin temor con nuestra explicación.

Una vez introducidos los componentes conocidos del eterium, vamos a profundizar un poco más en ellos. Comenzamos por el carmot.

El carmot es un mineral rojo que se encuentra en Jund. En Esper existió una orden, los Buscadores de Carmot, un grupo de esperitas que decían tener el Codex Eterium, una obra en la que Crucius enseñaba los secretos de la aleación y cómo obtenerla. Conseguir estos secretos fue lo que acabó convirtiendo a Tezzeret en planeswalker (de ahí que se llamara El Buscador, aunque en la novela se explica que fue por buscar a Crucius, pero no lo tendremos en cuenta).

La carta Forastero vedalken nos muestra a un buscador de carmot viajando por tierras extrañas para hallar el legendario mineral. Aquí lo vemos en Jund, contemplando…dientes.

¿Qué tendrá el carmot para ser un componente del eterium? Crucius debió ver en el elemento ciertas propiedades que le serían útiles para crear una aleación imbuida de éter.

En nuestro mundo hay un par de minerales rojos que bien podrían compartir alguna de las propiedades del carmot: el cinabrio y el rejalgar.

El cinabrio no es otra cosa que sulfuro de mercurio, siendo este último elemento el 85% del mineral. El mineral se encuentra cerca de rocas volcánicas y fuentes cálidas. Curiosamente Jund es el único terreno de Alara que concuerda completamente con esta descripción (hay volcanes y dragones a cascoporro).

Cinabrio

Antiguamente el cinabrio se utilizaba para preservar huesos y en pinturas rupestres. El carmot podría tener estos usos entre las tribus de Jund de ser parecido al cinabrio. Aunque en la novela de Alara observamos que el segundo elemento del que nos ocuparemos se usa como pintura.

Ya en la edad Media los alquimistas utilizaban el cinabrio como ingrediente de un supuesto elixir de la juventud. Puede que el carmot, al encontrarse en un entorno con magia, tuviera estas propiedades. Recordemos que tener el cuerpo de eterium aumenta bastante la esperanza de vida. Según estos alquimistas combinando azufre y mercurio (cinabrio) y un metal base, obtendríamos la famosa piedra filosofal.

Emblema XXI de La fuga de Atalanta, libro sobre alquimia, en el que se muestra el símbolo de la creación de la piedra filosofal; la cuadratura del círculo.

Curiosamente el mismo Isaac Newton, que también trató la alquimia, copió una receta en la que se detallaba la preparación de “mercurio sófico”, considerado un ingrediente principal en la creación de la piedra filosofal.

Con todo, el carmot podría tener efectos adversos de compartir alguna semejanza con el cinabrio. Y es que el mercurio es muy tóxico para el cuerpo, y habría que solventar el problema para evitar una muerte segura.

El segundo mineral “carmotiano” sería el rejalgar, que puede encontrarse en tonalidades rojas o naranjas. Puede generarse debido a la sublimación volcánica o en depósitos hidrotermales, condiciones frecuentes en tierras jundianas.

El rejalgar al igual que el cinabrio es otro sulfuro, pero esta vez sustituimos el mercurio por el arsénico, otro elemento extremadamente tóxico. Es por ello que también se denomina rubí de arsénico. Su nombre significa “polvo de cueva”, y es en cavernas donde podríamos encontrar tanto al carmot como a la sangrita.

Rejalgar

Si el carmot tuviera arsénico es difícil de creer que Crucius lo utilizara como componente para la creación de eterium, pero hay que tener en cuenta que el arsénico se usa (en pequeñas cantidades) en aleaciones de ciertos metales, como el plomo. Seguiríamos con el problema de la toxicidad, algo que debe solventar nuestra esfinge para evitar que los esperitas mueran llenos de eterium.

De tener el carmot alguna semejanza con estos minerales, vemos que el más probable es el cinabrio, dada las propiedades “mágicas” que se le han atribuido tanto al mineral como al mercurio a lo largo de la historia.

Actualmente los materiales más utilizados para la elaboración de implantes son el hierro, el titanio y el cobalto. Puede que Crucius lo supiera, pero eligió carmot para la creación de su aleación. Recordemos que el eterium es (para manos expertas) bastante dúctil y maleable, pudiendo adoptar una variedad casi infinita de formas.

“¡Mira mamá, sin cinceles!”

El mercurio, aunque tóxico, y aparte de poseer posibles propiedades “especiales” es el único metal que permanece líquido a temperatura ambiente. Con un poco de magia podríamos hacer del eterium una especie de amalgama, que no es otra cosa que una aleación en la que se incluye mercurio. Normalmente en las amalgamas el mercurio tienda a descomponerse (ya que no va a quedarse sólido por las buenas).

Qué tontería, pensaréis, que Crucius utilizara un mineral con (posiblemente) algo de mercurio para hacer una aleación que comprobamos es bastante sólida. Pero hay que recordar que sabemos que el mercurio en el multiverso puede permanecer en este estado.

Hay colosos de mercurio, dracos de mercurio, y mares de mercurio, pero más importante, el mismo Karn lo es. Pero, ¿qué me estás contando? Si Karn siempre ha sido de plata. En efecto, Urza utilizó este material para crear a Karn porque resistía los viajes temporales, pero una vez ascendido el gólem como planeswalker cambió su composición a la de un mercurio “estable”, ni líquido ni sólido. El mismo Geth lo describe así en las novelas. Podéis comprobar su “textura” comparando las imágenes de su etapa “plateada” con su etapa “mercurial”.

Dejando a Karn aparte (que no deja de aparecer por el abclore) hay que rescatar la idea de que Crucius podría haber utilizado carmot solo buscando ciertas propiedades del mineral (recordad que lo del mercurio es pura especulación). Probablemente el carmot no sea tóxico, y eso que nos ahorramos.

Teniendo ya el metal, mágico o no, necesitamos algo que permita que este se implante en el cuerpo de los esperitas, que no mueran en el proceso y que al combinarse termine infundido con el éter (sí, el que vimos en Kaladesh, pero de forma menos visual a la de aquel plano). Tenemos algo inerte y necesitamos una sustancia vital, y ¿qué hay más vital que la sangre?

La sangrita aparece en tierras de Jund formando unos cristales de color rojo sangre. Hay varias interpretaciones y teorías sobre su origen y formación: energía vital cristalizada, aliento de dragón concentrado, etc. Lo que sabemos es que la sangrita dota de gran energía y fuerza a aquellos que la poseen y que al romperse los cristales liberan un gran poder.

Observamos aquí a un esperita con sangrita incrustada en su cuerpo. Según el texto de ambientación de la carta (una frase de Sarkhan) no son pocos los que acaban explotando debido a la energía de la sangrita.

En la novela Nicol Bolas desvelaría que la sangrita no es otra cosa que sangre de dragón petrificada. Esta idea no sería descabellada, ya que la carta Sierpe atesorahuesos nos dice que los dragones de Jund solo acumulan en sus guaridas cristales de sangrita. Pero al no saber si lo que dijo Bolas es canon o no, difícil que podamos afirmar o desmentir esto.

Durante los eventos de Alara Unbroken aparecería (gracias a las acciones de Rakka Mar, una sirviente de Nicol Bolas) un obelisco en Jund hecho enteramente por sangrita pura. Dicho obelisco (como sus respectivos compañeros en los demás fragmentos) no solo emitía maná sino que lo enfocaba. Comprobamos que la sangrita es una fuente de energía poderosa.

Obelisco de Jund

Con la implantación de eterium en el cuerpo, vienen varios problemas. Uno de ellos es cómo hacer que el metal responda a nuestros impulsos, se mueva, etc. En los casos más extremos, como los liches etéreos, ya no hablamos de partes del cuerpo, sino del mismo cerebro.

Sabemos que un usuario del eterium se sirve de complicados encantamientos que emulan estas funciones pero ¿a dónde va a parar la consciencia tras ser “completado” por el metal? La sangrita podría responder a esto, pues como vemos es un material capaz de almacenar fuerza vital, y posiblemente energía y la misma consciencia de aquellos cuya sangre se cristalizó.

En el caso de alguien vivo que vaya sustituyendo su cuerpo con eterium, gracias a estar compuesto por sangrita no debería tener problemas en disponer de voluntad propia y buena salud a pesar de carecer de órganos vitales. El mismo eterium se convierte en un organismo funcional, aunque metálico. Crucius pensaba en todo.

Hablando de órganos vitales, sabemos de la existencia de corazones de eterium, bastante codiciados. Uno de estos corazones lo tendría el cuerpo de Silas Renn, antiguo rival de Tezzeret durante su juventud. Aunque no bombeen sangre, estos corazones podrían mejorar el flujo de éter a través del cuerpo de su poseedor, algo bastante útil.

Silas Renn

A partir de aquí podríamos preguntarnos si una vez transformado todo el cuerpo en eterium se es el mismo individuo que antaño o solo un nuevo ser con recuerdos del pasado. Pero dejemos estas divagaciones filosóficas a las esfinges, que para eso se pasan todo el día pensando.

Cogito, ergo eterium

Sabiendo ya los materiales principales en la creación de eterium, cabe preguntarse cómo hizo Crucius para combinar un mineral con sangre cristalizada y conseguir un metal mágico con propiedades sorprendentes.

Tal vez se valió, como hemos hablado anteriormente, de los principios de la alquimia. Un mineral que puede que tenga propiedades mágicas y dote de inmortalidad, y una sustancia que no solo proporciona energía (maná), sino que almacena fuerza vital y con toda probabilidad la consciencia. Valiéndose de la transmutación (el cambio de un elemento químico a otro) conseguiría la mítica aleación.

Recordemos que, según las leyendas, una sustancia (como el plomo) expuesta a la piedra filosofal cambiaría por completo hasta convertirse en oro (u otro metal). Uniendo carmot a sangrita podría darse el caso de que reaccionaran, liberando energía la sangrita, y diera como resultado eterium.

Alquimia, metal, Karn…todo relacionado.

¿Es posible transmutar un elemento en otro? Pues sí, tanto en nuestro mundo como en el multiverso. Y todo gracias a las reacciones nucleares.

Para cambiar un elemento por otro basta con añadir o quitar protones a su núcleo atómico. Parece fácil dicho así, pero lo cierto es que se trata de un proceso más complejo (aunque con maná seguro que basta ponerle voluntad).

¡Fusión!

Para poder transmutar ciertos elementos Crucius tendría que haber puesto en marcha reacciones que se dan en el interior de nada menos que un reactor nuclear (o una estrella). Y esto requiere de gran cantidad de energía (y maná). La energía liberada por la sangrita podría ayudar en el proceso.

Podríamos preguntarnos si Crucius descubrió el eterium en Jund o prefirió crearlo en Esper trayendo carmot y sangrita. Lo cierto es que no podemos asegurarlo, pero sí que sabemos que de haber sido creado el eterium directamente en Jund habría tenido ciertas propiedades que no vemos en la mayoría de casos.

Esto lo conocemos gracias a la historia de Breya (personaje que apareció en Commander 2016). Breya, después de la reunificación de Alara, descubrió carmot en Jund (y seguramente sangrita). Gracias a su hallazgo pudo crearse eterium de nuevo, convirtiéndose en la primera persona que crea eterium desde Crucius (ya que nadie había logrado producirlo hasta ahora). El eterium que Breya creó en Jund, debido a la magia salvaje de la zona, adquirió nuevas y poderosas habilidades (de ahí que Breya esté también alineada con el maná rojo).

Breya

Si Crucius creó el eterium en Jund por primera vez puede que sucediera así, y más adelante el eterium de Esper perdiera estas propiedades.

Un elemento que hemos pasado por alto es el éter (tan de moda desde Kaladesh), algo intrínseco al eterium, que lleva hasta su nombre. Sabemos que el éter es energía mágica pura que llena el espacio entre planos, es decir, las Eternidades Invisibles.

Puede que el eterium quede imbuido de éter debido a su naturaleza, o que de alguna forma lo atraiga. Lo cierto es que es bastante útil para usuarios de magia, como por ejemplo planeswalkers.

Sangrita, carmot y éter para formar una aleación increíble. Cada uno representando energía, materia y magia. Dos de estos elementos se encuentran en una tierra rica en los tipos de maná que precisamente faltaban en Esper. Parece que Crucius no dejó nada al azar. Sangre y vida faltaba en Esper, y a pesar de todo, quedaron con menos sangre y como burlas a la vida.

La carta Abominación de eterium nos muestra una de estas burlas de la vida; una criatura formada por los restos de eterium de esperitas muertos

Pues la fuerza vital de la roja sangrita no pudo con el uso que se le dio al rígido metal. La carne fue proscrita, convertida en algo desechable, y el cósmico éter (que puede adoptar un color azul) moldeó el eterium gracias a la voluntad de los esperitas .

Terminamos con un mundo de rígido orden (blanco), carne desechable (negro) y férrea voluntad (azul). Los colores de Esper. ¿Coincidencia? O idas de olla por parte de servidor, que puede ser.

Después de pasear por metales, aleaciones y protones, toca despedirnos de uno de los mayores genios del multiverso, que a pesar de sus logros sigue siendo alguien repudiado y olvidado por muchos. Ironías del maná.

No hay imagen ni carta de Crucius por el momento, así que solo puedo poner la ilustración de una esfinge sin eterium que he encontrado por internet.

Prometo alejarme en la siguiente entrega de tanto metal; creo que ya hemos tenido suficiente. Espero que al menos os haya gustado.

¡Nos vemos en la D!

Ya a la venta cartas sueltas y sellado de La Lealtad de Ravnica

Comentarios en: "ABCLORE: Crucius y la transmutación de…la vida" (2)

  1. Bernardo dijo:

    No tenia la menor idea que test of metal no era canon… Es una de mis novelas favoritas.
    Genial artículo!

  2. Merunemes dijo:

    Fe de errores: El forastero vedalken está en Grixis, no en Jund (en Jund hay dientes pero no salen del suelo). Disculpad la confusión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: