Tu tienda y blog especialistas en MTG

¡Saludos a todos los planeswalkers!
Soy JM Salcedo y os doy la bienvenida una semana más a vuestra sección de literatura magiquera.

Esta semana toca una de las cartas más míticas de magic: el Dark Ritual. Esta carta es parte del ciclo de las cartas conocidas como Boons en inglés, de las cuales el Ancestral Recall, Giant Growth, Lightning Bolt y Healing Salve completan la colección.

 

Resultado de imagen de mtg lightning bolt ancestral recall

En términos de juego, el Ritual nos da un empujón de maná más que considerable, sobre todo en los primeros turnos. En términos de lore ¿qué conllevaría hacer un ritual siniestro?
Antes de entrar en materia, he de confesaros, que me ha resultado muy difícil escribir el relato (varias veces lo he empezado de cero cambiando la estructura del mismo), y por ello, me he visto obligado a apoyarme en otra carta haciendo que el Dark Ritual, pase en cierto modo a un segundo plano. La carta de apoyo os la desvelaré al final de la publicación, a ver si sois capaces de adivinarla. Sin más, os dejo el relato:

La puerta hizo un siniestro ruido al abrirse.

-Creo recordar que era aquí. Mi abuelo no nos dejaba bajar hasta esta parte de las catacumbas. Decía que si seguíamos bajando escaleras, llegaríamos a la puerta del primer anillo del infierno…
-No seas estúpida, niña. El infierno no tiene una puerta que puedas aporrear, y mucho menos en las catacumbas de la mansión de tu familia.

Al abrirse completamente, una corriente de aire frío se escapó de la sala, y en cierto modo, sonó como un llanto agónico.

Una de las mujeres, la que portaba la vela y caminaba delante, empezó a prender los candiles y demás velas, cuya luz empezó a dibujar la sala y la escena.

Estanterías llenas de libros. Aparadores con vasijas. Cuadros con lo que antaño eran obras de arte y que ahora habían sucumbido a la humedad y al paso del tiempo. Mesas, sillas y butacones para leer y escribir. Una inmensa chimenea cuyo tiro se perdía en la oscuridad del techo. Pasadizos en los cuales sonaba el rumor del agua. Seguramente, estaban inundados.

La otra mujer, una anciana con túnica y bastón, aguardaba en el quicio de la puerta.

– Anciana, toma asiento, voy a encender la chimenea, aquí hace demasiado frío.
-No te preocupes, niña, pronto dejará de hacerlo… – dijo la anciana mientras reía de forma inquietante y algo malévola – simplemente… Me sentaré a esperar…

Y caminó hacia uno de los butacones.
Cuando la muchacha terminó de encender todos los candiles, candelabros y velas, cogió una silla, se sentó frente a la anciana y suspiró.

-Bueno… ¿Y ahora qué? Supongo que tendré que encontrar el libro.
-Supones bien…
-A ver, un momento que piense… – se incorporó de nuevo, puso los brazos en jarras y empezó a mirar alrededor escudriñando la estancia.- Recuerdo claramente que estaba en esta sala, pero no recuerdo dónde exactamente…
-Utiliza la cabeza, niña. Si tuvieses el libro más poderoso del mundo ¿crees que lo dejarías a la vista?
-Cierto…- se acercó a un aparador para moverlo- creo recordar que estaba escondido tras una piedra. Un hueco en la pared… – y empezó a empujar las piedras tras el mueble- pero no recuerdo que estuviera aquí…
-Vamos, vamos. No tengo todo el día. Si muero aquí, tendrás dos problemas: uno será justificar nuestra visita a esta biblioteca, y dos, no podrás completar el ritual.
-Un poco de paciencia, por favor… – la chica se retiró, y empezo a mirar alrededor una vez más.- ya lo sé… Ya me acuerdo… ¡La chimenea!

La chica cogió una vela, y se metió en el hueco de la inmensa chimenea. Empezó a quitar con la mano que le quedaba libre la suciedad del fondo, y dijo:

-Está aquí… Sí, está aquí…
-Bien niña, parece que no me he equivocado contigo… Al final me vas a resultar útil.

Al cabo de un rato, no quedaba nada en el fondo, y la muchacha comenzó a apretar los ladrillos. Finalmente encontró uno flojo. Paró en seco, miró a la anciana, y retiró el ladrillo. Al quitarlo, los contiguos se aflojaron también. Metió la mano y sacó despacio un libro envuelto en unos trapos. La anciana se puso en pie. La chica se acercó a la mesa y lo depositó con mucho cuidado. Acercó un candelabro, y empezó a retirar los trapos viejos y mohosos. Sorprendentemente, el libro estaba bien conservado y en la tapa aún se leía “Manual del Nigromante por Nevinyrral”.

La muchacha miró a la anciana, y esta empezó a quitarse la capucha lentamente mientras no dejaba de mirar el viejo libro. La tenue luz iluminó algo el rostro de la anciana, que arrugado y junto a su blanca melena, denotaba que era mucho más mayor de lo que la chica pensó en un primer momento.

-Adelante niña, busca el conjuro.
-No estoy tan segura anciana… Tengo mie…
-¡De qué tienes miedo! ¡De engañar a la muerte! ¡De ser poderosa! ¡De ser siempre joven y hermosa! No seas estúpida… No te conviertas en… mi. Hagamos el ritual. Unamos nuestras almas, y logremos lo que ambas deseamos…

La chica miró al libro unos segundos, y finalmente empezó a buscar en sus páginas accediendo a las presiones de la anciana. Al cabo de unos minutos, encontró lo que buscaba.

-Bien, comencemos. – dijo la muchacha mientras se quitaba la túnica.

La anciana también se quitó la túnica, y una frente a otra, sacaron sus dagas, extendieron ambos brazos, y empezaron a leer al unísono.

Unas palabras extrañas en un idioma antiguo empezaron a resonar en la biblioteca, mientras una cortaba la mano de la otra. Sus vestiduras, cambiaron de color y mientras la de la chica era blanca, la de la anciana, se tiñó de negro.

Un círculo de fuego apareció a su alrededor mientras ellas alzaban progresivamente la voz. Un viento empezó a agitar las llamas de las velas. Ellas seguían leyendo, y finalmente, una gota de sangre de cada una, cayeron al suelo a la vez. El aire se paró. El círculo de fuego se apagó. El silencio reinó de nuevo en la estancia.

El corazón les latía rápido.

La chimenea se encendió de golpe. Unas llamas virulentas con un tono azul verdoso iluminaron súbitamente toda la biblioteca y mientras la chica sintió miedo, la anciana esbozó una vez más su sonrisa malévola.

De pronto, una figura extraña empezó a salir de las llamas. Un ser extraño se abría paso entre ese fuego infernal. Un demonio estaba frente a ellas.

-Hola Belzenlok – dijo la anciana-. Llevo mucho esperándote. Supongo que ante todo, te debo una disculpa.

El demonio no respondió. Miró a la chica joven y le habló.

-¿Qué es lo quieres, mortal?
-Serviros, mi señor. Serviros y que me recompenseis por ello.
-Niña… Me alegro que esas sean tus intenciones, pues nadie resucita a un Señor Demonio por capricho y queda sin castigo… Me servirás. Harás juramento de alma junto a esta… traidora, y ambas, me pertenecereis. Yo, a cambio, os daré poder ilimitado.
-Como gustes, su impía eminencia.
-Y ahora… – se giró hacia la anciana – tú… Estás convencida de mi perdón ¿no es así?
-¿Te habría resucitado si fuera de otro modo? – respondió esta – Vamos viejo amigo, no me hagas volver a matarte.
-Siempre me has gustado Vess… Es la segunda vez que harás un juramento conmigo. Ten por seguro, que esta vez, no eludirás el pago.

Y el demonio extendió sus brazos, y empezó a conjurar con aquellas extrañas palabras en aquel idioma antiguo.

Bien hasta aquí la historia de hoy. Como muchos habréis adivinado, la carta en la que me he apoyado, es “Cuombajj Witches”. Ciertamente me vino como anillo al dedo, la similitud uniendo la historia ficticia con los acontecimientos que han tenido su fin en la reciente Guerra de la Chispa. Espero que también hayáis visto el guiño al relato de unas semanas de la “Necropotencia” y a su autor Nevinyrral.

Resultado de imagen de cuombajj witches mtg two arts
Resultado de imagen de cuombajj witches mtg two arts
Arte original y arte promocional para MTGO de Coumbajj Witches

Sin más, espero que os haya gustado, y os dejo las cartas preseleccionadas para el relato de la semana que viene: “History of Benalia”, “Song of Freyalise”, “Triumph of Gerrard” y “The Eldest Reborn”.

Un saludo, y feliz fin de semana.

Ya puedes precomprar tus cajas y sobres de Modern Horizons

El-rincón-de-Magic-web.png

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: