Tu tienda y blog especialistas en MTG

Venid aquí walkers,

que os quiero yo hablar

del malvado Sengir

y el bueno de Ihsan…

¡Muy buenas de nuevo! Desde 2019 que no aparezco por estos lares con una nueva letra de este abecedario que se alarga más que el látigo de Erebos, todo un pecado. Y para conocer a otro pecador de la pradera (aunque terminó teniendo protección contra ellas) viajaremos hoy al plano de Ulgrotha con Ihsan, para que nos muestre su historia.

Nos trasladamos unos 3700 años (y pico) después del nacimiento de Urza a dicho plano. El barón Sengir, señor vampírico del lugar, asola a los ciudadanos de Aysen y sus alrededores enviando a sus criaturas, generando un temor hacia el vampiro que dura ya años.

Plácida noche en Ulgrotha

Y entones, un valiente paladín de Serra, Lord Ihsan, se dispuso a embarcar una solitaria cruzada para acabar con el oscuro señor…

Parece la sinopsis  de la típica historia del héroe elegido contra el malo malísimo que vive en un oscuro castillo y ríe a carcajadas mientras acaricia a su gato (normalmente malvado). Y pudiera ser, salvo que aquí el final fue bastante trágico y, por otra parte, debemos detenernos en algunos detalles, así que comencemos.

Sengir, personaje que merece un artículo completo por sí mismo, es alguien que sonará bastante a aquellos que recuerdan al viejo Vampiro de Sengir, justo contendiente en los primeros años de Magic del querido Ángel de Serra. Curiosamente esta contienda también se trasladó al lore, como veremos.

Sengir es el progenitor de la estirpe de vampiros homónima, originarios del plano de Dominaria. ¿Cómo terminó en Ulgrotha? Bueno, digamos que fue invocado sin que le pidieran permiso. Su caso lo comenté levemente cuando escribí sobre Féroz, otro enemigo suyo, así que os recomiendo leer la F para indagar en tal tipo de invocación.

Sengir

Basta decir que Sengir terminó convirtiéndose en el mayor mal de este nuevo mundo, poniendo en jaque incluso a planeswalkers como Serra.

Y es que Serra fue su principal rival en esta lucha entre las fuerzas del bien y del mal en Ulgrotha. Antes hemos hablado de Aysen, principal nación del lugar, sin embargo, anteriormente la región solo la poblaban tribus nómadas. Fue Serra la que unió a las gentes de Aysen y condujo a la creación de ciudades como Onella, su capital. Asimismo, también aparecieron los paladines de Serra, grupo al que perteneció Ihsan.

En su juventud Ihsan sufrió visiones y pesadillas en las que aparecía luchando contra el barón en su castillo, y una  augur pronosticó su muerte a manos del señor vampiro. Esto le hizo consagrarse a la orden de los paladines de Serra, personificación de los ideales de la planeswalker, y en Ulgrotha enemigos jurados de todo mal (especialmente de Sengir).

Paladines de Serra

Los paladines de Serra dedican su vida a buscar y eliminar todo rastro impío y malvado, siendo la rama de la Iglesia de Serra más propensa a embarcarse en gestas aventureras, al contrario que los clérigos o guardianes.

Ihsan portaba una de las relucientes armaduras de estos paladines, en las que se observa un símbolo alado. La misma armadura podemos encontrarla (ennegrecida) en la primera ilustración de su sombra. Pues una sombra acabó siendo nuestro paladín.

Cabe destacar que la negra armadura de Ihsan fue dibujada por el artista del mítico Black Lotus, Christopher Rush.

Ulgrotha, castillo Sengir, año 3760 después de Urza. Lord Ihsan, ataviado con dorada armadura, espada en ristre, tiene un astuto plan para eliminar el mal encarnado que es el barón: ofreciendo su vida, permitirá que Sengir lo convierta en vampiro, y una vez con los poderes de la noche, podrá ser rival para él, y derrotarlo finalmente, salvando así a las buenas gentes de Aysen.

Pero Ihsan no contó con la astucia de un ser inmortal.

Con su último hálito de vida, el valiente paladín comprobó que Sengir no lo había convertido en su semejante. El señor vampiro insufló el cuerpo de Ihsan con la negra magia de los pantanos y marismas, ennegreciendo su armadura, llenando de brea su cuerpo y tornando sus ojos en dos carbones incandescentes. Ihsan se había convertido en una gigantesca sombra, un ser ni vivo ni muerto, sujeto a la voluntad de su nuevo amo…

En el multiverso una sombra generalmente es un poderoso espíritu que o bien está atado a la voluntad de algún hechicero o deambula por regiones repletas de maná negro, que consumen ávidamente para incrementar su poder. También pueden cambiar de tamaño a voluntad, así como poseer cadáveres. En las cartas la inmensa mayoría de estos espíritus tienen la habilidad de aumentar su fuerza y resistencia a costa del gasto de maná negro. En el caso de la sombra de Ihsan no ocurre así, aunque su triple coste, poder y envergadura podrían darnos una pista de todo el maná que Sengir introdujo en Ihsan, haciendo que no tuviera que ir mendigando maná negro para ser más poderoso.

Típica sombra deambulante

Pero, ¿cómo convertimos un paladín de Serra moribundo en sombra?

Ya hemos tenido precedentes en cartas que nos muestran cómo una criatura puede convertirse en sombra. En Shade’s Form observamos cómo lanza un hechizo que otorga el poder característico de este tipo de criaturas, transformando en una oscura silueta con garras a su víctima. Sin embargo, al tratarse de un encantamiento, no podemos decir que sea una transformación permanente, además, técnicamente no es una transformación completa en este tipo de espíritu.

Shade’s Form

Un caso mucho más claro es el de Shade’s Breath, un instantáneo que, esta vez sí, transforma a nuestras criaturas en verdaderas sombras…momentáneamente. Es interesante su ilustración, ya que observamos a un nantuko (los hombres-mantis de Otaria) convertirse en sombra, o más concretamente, en una Nantuko Shadow, gracias a la magia de la Cábala, en este caso. Puede que Sengir utilizara un hechizo similar, aunque con efectos más permanentes y poderosos. Pero volvamos con Ihsan.

Shade’s Breath. Observamos el jolgorio del nantuko.

Nantuko Shadow de parranda

No fue el engaño de Sengir lo que hizo que posteriormente lo tildaran de traidor a su orden, de débil, y de otros calificativos no menos cariñosos. Fue la idea que Ihsan sembró en la mente del barón.

Sengir se percató, con la llegada (y posterior “muerte”) del ingenuo paladín, que con sus pequeños y continuos ataques no mermaba la voluntad ni sembraba el miedo en los corazones de los ciudadanos de Aysen, al contrario, el miedo a su figura fue lo que los mantuvo unidos tantos años y les daba fuerzas.

Sabiendo esto, y armado de la paciencia que solo la inmortalidad concede, dejó poco a poco de enviar a sus criaturas, sabiendo ahora que, sin un enemigo común, los humanos serían artífices de su propia destrucción. Y no se equivocó en absoluto.

No tuvieron que pasar muchos años para que ocurriera un conflicto entre los habitantes de Aysen. Aparecieron los Portavoces de la Muerte, grupo integrado en su mayoría por jóvenes hastiados por la monótona vida que había traído el acto de Ihsan, y en general, por aquellos insatisfechos con el nuevo statu quo que en Ulgrotha se había establecido. Podemos decir que los Portavoces de la Muerte comenzaron siendo un culto de gente con mucho tiempo libre e ira reprimida. Pronto comenzaron a causar problemas en ciudades como Onella.

Portavoces de la Muerte en su club de lectura

Gracias a la influencia de los siervos de Sengir empezarían a coquetear con el ocultismo y la magia negra, y cometerían actos que los llevarían a ser perseguidos por los inquisidores de Serra, otra rama de los “serranos” que no tardó en culpar de todo a Ihsan, y por supuesto, prodigarle unas dulces palabras. En cuanto a Serra, llevaba años ausente, y entre sus feligreses este hecho recrudeció aún más la caza de brujas que iniciarían.

Los inquisidores de Serra dominaban el arte del selfie

Gracias a la acción de agentes del barón infiltrados,  estos disturbios fueron escalando hasta convertirse en un gran cisma, dividiendo por completo a la población. Y todo gracias a Ihsan.

Volviendo con nuestro oscuro paladín, hemos visto anteriormente que su voluntad estaba atada a la del barón. Pero no de cualquier forma, sino por un anillo mágico que Sengir porta en su dedo índice. Atando el alma de Ihsan al anillo lo convirtió en su aliado, su guardián y su general por toda la eternidad.

Los anillos mágicos llevan con nosotros casi desde los orígenes de Magic, siendo estos generalmente artefactos infundidos con maná o capaces de lanzar hechizos (sus habilidades). Si bien muchos de ellos son beneficiosos al portador, el caso del anillo de Gix, famoso demonio pirexiano, es muy parecido al de Sengir, ya que podemos discernir de su descripción que somete la voluntad (gira a la carta en cuestión) de otros seres.

Anillo de Gix

Pero existe otro anillo de características semejantes y puede que incluso más poderoso, y casualmente podemos seguir su rastro desde el plano natal de Ihsan.

El plano de Ulgrotha ha sido visitado por varios planeswalkers a lo largo de su historia; uno de ellos fue Taysir, originario del plano de Rabiah. Y es en este plano donde vivió (al menos uno, máximo mil) el rey Suleimán.

Suleimán

¿Por qué nos detenemos en Suleimán? Por su anillo, o más bien por el anillo que su inspiración directa tuvo: el anillo de Salomón.

Este anillo con sello, según la leyenda, permitía a Salomón comandar y controlar a demonios y poderosos espíritus, como los djinns (popularmente conocidos como genios). Si bien no se representa en la carta, podemos aventurarnos y pensar que la habilidad de Suleimán (destruir djinns e ifrits) está ligada directamente a su anillo, teniendo en cuenta la fuerte inspiración de la carta. El anillo de Salomón es un claro ejemplo de anillo mágico que sirve para controlar a seres oscuros, bastante parejo en funcionamiento al del barón Sengir, pues si lo pensamos, consigue someter la voluntad a uno de los espíritus más poderosos del plano, obligándolo a realizar cualquier acto que desee.

El control que ejerce el anillo sobre Ihsan es completo, excepto por un pequeño detalle. A pesar de las atrocidades que ha sido obligado a asistir, y ejecutar, a los intentos, tanto del barón como de su hija, Irini, por doblegar su cordura, la mente de Ihsan sigue intacta, llena de pesar al saber que hizo posible culminar el plan del vampiro.

Un plan que, en el mismo momento que Ihsan murió, comenzó para Sengir. El primer paso sería el cisma entre los habitantes de Aysen, hecho que ocurrió. El barón contaba luego con poder asesinar a Eron, actual rey de los trasgos de la Fortaleza de Koskun, y estos, presas del caos y sin un líder, fijarían sus ojos sobre Aysen, provocando aún más destrucción en el plano. Sengir solo tendría que esperar sentado y luego reclamar las migajas.

Eron, el inmortal rey de los trasgos de Koskun

Tras la muerte de los guardianes del plano (Féroz y Serra) y Homelands siendo considerado uno de los peores sets del juego, no pudimos conocer el destino directo de Ulgrotha, mucho menos de Ihsan, al menos hasta la novela Future Sight, que nos dice lo siguiente:

El ejército de vampiros no hizo más que babear y mirar. No hicieron ningún movimiento para atacar, no reaccionaron en absoluto al caminante de planos, pero muchos de ellos aullaron y gimieron cuando se volvieron hacia su líder. Leshrac no reconoció al enorme gigante en reluciente armadura negra pero estaba muy familiarizado con el comportamiento del guerrero. Su corazón podía haber sido noble alguna vez y lo que quedaba de ese corazón se rompía cada vez que él lideraba a sus ulceradas legiones en el campo de batalla.

En este extracto se describe lo que vio Leshrac en Ulgrotha mientras luchaba contra Nicol Bolas. El enorme gigante de negra armadura sabemos todos quién es, lo que sigue quedando en el terreno de la pura especulación es si Sengir había conquistado ya el plano, puesto que estos acontecimientos ocurren 740 años después de la muerte de Ihsan, tiempo más que suficiente para que el plan del barón culminara…o no.

Este año tendremos Commander Legends, y sabemos que Sengir aparecerá en este producto. ¿Arrojará un poco de luz (más bien oscuridad) sobre el destino de su plano?

Ilustración de Sengir para Commander Legends

Ya conocemos la trágica historia de Ihsan, demos un último vistazo a su apariencia.

La primera vez que vimos a la sombra de Ihsan estaba coronada por un yelmo cornudo, no se apreciaba rostro alguno, y portaba una negra armadura serrana con capa. Otra figura con yelmo cornudo y una apariencia bastante similar a nuestra sombra es el conocido Death Dealer, dibujado por Frank Frazetta.

Death Dealer

De hecho, tenemos a un Ihsan inspirado por Frazetta gracias al dibujante Miguel Mercado:

Sombra de Ihsan, por Miguel Mercado.

Otro detalle de Ihsan son sus ojos: dos brasas incandescentes. Cuando Ihsan apareció por primera vez en carta, solo existía una sombra con ojos similares en ese momento, la primera sombra de Magic, la Frozen Shade, cuyo rostro (o falta de él) nos recuerda a nuestro amigo.

Frozen Shade

En Masters 25 (2018) volvió a nosotros con una nueva ilustración.

Aquí ya no lleva su yelmo con cuernos, sino una capucha sobre este, y su armadura es diferente, careciendo del emblema alado.

Uno de los cambios más interesantes en la nueva ilustración es la aparición de unos emblemas, a modo de broche para su capa, con forma de círculo dividido en cuatro partes.

Este símbolo, al contrario que el emblema alado que anteriormente portaba en su coraza, está mucho más extendido y popularizado dentro de la Iglesia de Serra, perdurando hasta la actualidad, como podemos ver en varias cartas, incluyendo a la misma Serra:

El símbolo lo podemos encontrar en cartas antiguas, como Cessations, en el escudo de un paladín.

Serra lleva el símbolo en la coraza de su armadura

El círculo dividido en cuatro partes representa las Cuatro Virtudes del culto a Serra, establecidas por la planeswalker hace más de dos mil años (a fecha de hoy). Estas cuatro virtudes serían el arte, el diálogo, la libertad y la paz.

Es irónico que Ihsan lleve un símbolo que representa cuatro virtudes de las que él carece casi completamente, sin embargo, también nos deja ver que, a pesar de todo, en su interior sigue siendo el valiente paladín de Serra, cuyas acciones pasadas transformaron en monstruo y que, sin importar cuántos siglos pasen, ansía una redención que tal vez nunca encuentre.

«Ihsan, el débil. Ihsan, el caído. Ihsan, el traidor. Ha traido la vergüenza a los paladines de Serra donde antes no existía. Que su sufrimiento iguale a su traición.»
—Baris, inquisidor de Serra

Como siempre, os enlazo al post en Foromagic: http://magic-the-gathering.foroactivo.com/t51871-ihsan-el-paladin-oscuro#467957

 

¡Nos vemos en la J!

Ya a la venta sellado y cartas sueltas de Theros Más Allá de la Muerte

Comentarios en: "ABCLORE: Ihsan, el oscuro paladín" (1)

  1. […] en Dominaria. Estamos en el plano de Ulgrotha (os recomiendo leer los artículos sobre Féroz o Ihsan si queréis situaros mejor en este mundo), en plena Gran Guerra, un conflicto con dos bandos de […]

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: