Tu tienda y blog especialistas en MTG

The Magic Invitational

Buenas, soy @ManueIMoreno y – como ya os habréis dado cuenta si habéis leído alguno que otro de mis artículos – no es un secreto que disfruto tanto del juego en sí como de todo aquello que lo rodea y enriquece. Es por esto que de nuevo voy a hablaros de algo diferente: el extinto torneo The Magic Invitational, y ya de paso,  el proceso por el que surgieron algunas de las cartas más famosas y jugadas de Magic: The Gathering, pues a lo largo de los años ambas circunstancias han ido de la mano.

Para empezar a contar de donde vienen estos cartones tan peculiares, explicaré lo que viene a ser principio de todo: uno de los campeonatos de MTG más curiosos en cuanto a diseño.

The Magic Invitational era un torneo anual disputado por los 16 mejores jugadores del año. La competición se jugaba en varios formatos que no suelen ser los utilizados en torneos sancionados y en ocasiones éstos llegaban a ser creados solamente para la disputa del Magic Invitational.

El campeonato en sí consistía es un todos contra todos, en el que cada uno de los jugadores se enfrentaba con el resto en una ocasión. Después de este proceso, las dos personas con mejor puntuación en la clasificación se veían las caras en la gran final.

Esta última ronda, que dictamina quien es el campeón del Invitational, solía jugarse en varios de los formatos que se utilizaban en la ronda preliminar. El premio no dejaba de ser curioso: el ganador del torneo creaba una carta, y después de que los diseñadores del juego dieran el visto bueno en cuanto a la lógica de la misma – para caer en el error de crear un cartón demasiado poderoso, básicamente – se dotaba al arte de la carta de cierta semejanza con el aspecto de su creador y campeón del Magic Invitational.

Una vez explicado el sistema por el cual se elige quien diseña las cartas, y cómo lo hace, pasamos a ver que cartón se creó en cada edición del torneo.

En 1997 Olle Rade se proclamó como primer campeón del torneo, creando el Sylvan Safekeeper, una criatura que podía salvar de la muerte a sus compañeros de batalla, pero eligiendo sabiamente a cuales, pues si no se es muy selectivo uno puede quedarse sin la fuente básica para producir maná.

En 1998 Darwin Kastle recogió el testigo dejado por Rade y confeccionó el Avalanche Riders, una criatura que entra con prisa, destruye una tierra en su paso por el campo de batalla y que – como punto negativo – debe de pagarse su coste de nuevo mediante el Eco si no queremos que muera al final del mantenimiento posterior a su casteo.

En 1999 Mike Long creó el Rootwater Thief, criatura titrón – que curiosamente, pese a su poder, no suele ser jugado en el mazo tribal de las criaturas acuáticas en Legacy) que con un maná azul gana evasión al poder volar, haciendo más fácil que haga daño y podamos utilizar su habilidad para remover del juego cartas de la biblioteca de nuestro rival.

Con la llegada del año 2000 se disputa un primer torneo en Marzo en el que Chris Pikula tiene la interesante idea de diseñar el Meddling Mage, un hechicero con el poder de elegir una carta que no fuera tierra que, a partir de ese momento, no podría ser jugada.

De nuevo se disputa el campeonato en 2000, esta vez en Noviembre, mes en el que nace el Shadowmage Infiltrator de la mente de Jon Finkel. Si el hechicero que comentábamos en el párrafo anterior era ingenioso, éste no se queda atrás: tiene la habilidad de miedo, por lo que dificulta su bloqueo, pero ojo: cada vez que hace daño el jugador que lo invocó roba una carta, lo que genera una ventaja de cartones con respecto al rival y aumenta de manera importante las posibilidades de juego del dueño del infiltrador.

Kai Budde fue el campeón de 2001, ganándose el derecho de crear una carta, algo que aprovechó para sacar a la luz su Voidmage Prodigy (tres años y tres magos seguidos) que con un mazo tribal de Wizards podría ser interesante, y es que podemos contrarrestar casi sin parar todo lo que nuestro rival quiera jugar.

En 2002 Jens Thoren diseñó el Solemn Simulacrum, un golem artefacto que busca tierras y que cuando muere o es descartado nos regala la primera carta de nuestra biblioteca.

El siguiente Magic Invitational que se jugó fue en 2004 y su campeón resultó ser Bob Maher, quien a la postre terminaría siendo el padre artístico del famoso Dark Confidant, una criatura tan poderosa como arriesgada y que hoy en día alcanza precios prohibitivos en el mercado.

Su sucesor fue Terry Soh, que en 2005 diseñaría el Rakdos Augermage, una criatura con un coste y habilidad equilibrados – pues daña primero – pero que además dispone de una habilidad curiosa que hará que tanto su poseedor como su rival se pasen la partida descartándole cartas el uno al otro.

Ranger of Eos vería la luz en 2006 de la mano de Antonie Ruel. El explorador es capaz de salir al juego y darnos la oportunidad de buscar un par de criaturas de coste 1 o menos que podremos sacar fácilmente en el mismo turno o a unas malas en el siguiente.

Y finalmente llega el último Magic Invitational, en el que Tiago Chan se proclamó campeón y gracias a ello nació una de las cartas más de moda de los últimos años: el Snapcaster Mage. No hay mucho que hablar de esta criatura que está presente en los mazos más jugados en varios formatos del juego. Todos la conocemos de sobra y seguro que saber que su génesis aconteció en este tipo de campeonato nos ayuda a reflexionar sobre la importancia que tuvieron esta serie de torneos en nuestro metajuego actual, y en lo que nosotros, como jugadores, podemos aportar al mismo.

Como anécdota queda que aunque Olle Rade ganó el primer campeonato, su carta no sería editada hasta años después cuando llegó a un acuerdo con Wizard para ello. En esos momentos Rade lucía su cabeza rapada pero curiosamente acordaron que el diseño de su Sylvan Safekeeper se basara el Olle que con su larga melena rubia ganó el Invitational.

Igualmente no deja de ser significativo que la clase de criatura que más se repite es la del Mago, de once cartas creadas, cuatro fueron de este tipo. Parece ser que entre los jugadores más pro éste es el tipo de criatura que más fascinación genera en el juego de Wizards.

Y hasta aquí llegó el artículo del Magic Invitational que confío os haya gustado y servido para disfrutar y descubrir aspectos del juego que si bien no son para nada necesarios en cuanto al disfrute de éste, si que puede satisfacer cierta curiosidad por saber de donde vienen los cartones que tanta diversión nos regalan.

 Otros artículos de @ManueIMoreno aquí

Síguenos: @ElRinconDeMagic  <>  @ManueIMoreno

Visita en nuestra web la zona de ofertas especiales

elrincondemagic

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: