Tu tienda y blog especialistas en MTG

Muy buenas de nuevo rinconeros del magic. Hoy, a falta de una letra del abecedario, os traigo la primera parte de la historia de War of the Spark.

Aviso a planeswalkers: las siguientes historias solapan con la novela de War of the Spark, siendo esta primera parte correspondiente a los capítulos 1-18 de dicha novela.

I.

Hekara me estaba esperando en el paseo transgremial.

Me detuve un par de segundos para empaparme de ella. Sé que suena ridículo, pero era mi mejor amiga, mi heroína, mi modelo a seguir. Tenía campanas en el pelo, y yo llevaba campanas colgando de mis hombros, de mis hombros en lugar de mi pelo, porque no quería que fuera demasiado obvio que la estaba copiando totalmente, copiando su aspecto, su estilo, su… Hekaranidad

Pero estaba siendo tonta, así que la llamé y ella se volvió, sonriendo su gran sonrisa mientras gritaba mi nombre: —¡Rata! Vengan, pastelitos, y denme un poco de azúcar.

Habla así todo el tiempo.

Le di un abrazo. Es mucho más alta que yo, y me hizo girar como si fuéramos acróbatas en una de las páginas de sangre de su gremio. Excepto que estábamos en el suelo y no en un alambre alto, y no había cuchillas o sangre real involucrada.

Esta vez.

—Dime qué es qué, toda esa locura.

—Claro, claro —dije, balbuceando rápidamente, como a menudo lo hago a su alrededor (o, ya sabes, cada vez que abro la bocaza)—. Seguí al maestro Zarek hasta Nívix, como tú querías. No estoy segura de por qué sigue abandonándote todo el tiempo.

—Lo sé, ¿verdad? ¿Por qué alguien querría abandonarme?

“Es algo inconcebible. Pero si eso me da la oportunidad de ayudarte vigilándolo, sabes que estoy feliz de ser útil.

—Eres mi Rata.

—Soy tu Rata.

—Entusiasta. Entonces, ¿con quién habló? — Mi Hekara era emisaria del demonio Rakdos y su maestro le había encargado que vigilara al maestro Zarek de la Liga Ízzet. Pero dijo que a pesar de ello seguía alejándola, y ahí es donde yo entraba. Hekara me había encargado que siguiera al Maestro Zarek cuando ella no podía. Seguir a alguien sin ser notado es una de mis habilidades particulares, mi mejor habilidad. Y, como dije, me encantaba ser útil a mi mejor amiga.

—Se encerró con su jefe.

—¿Niv-Mízzet?

—Ajá.

—¿Encerró?

—En un laboratorio. Un gran laboratorio. Pero eran solo ellos dos los que estaban allí. Me había colado en el Nívix, pero no podía colarme en el laboratorio antes de que se cerrara la puerta. Y pensé que si trataba de abrirlo, se darían cuenta.

—¿De verdad?

—Era una puerta muy grande y no estaba bien engrasada.

 —Ah.

—Así que entré y atravesé los conductos de aire…

—Eres mi Rata.

—Soy tu Rata. De todos modos, me perdí casi toda la acción. Hubo una especie de…  ¿explosión? Así que para cuando me arrastré a un conducto de ventilación con vista al laboratorio, casi todo lo que podía ver era humo. El ventilador de la ventilación se había encendido automáticamente, creo, y estaba aspirando el humo hacia adentro. Estaba tosiendo tanto que temía que me oyeran.

Ella movió su dedo hacia mí. —No, no lo estabas.

—No, no lo estaba. El problema era que yo tampoco podía oírlos. Había muchos ventiladores soplando, mucho ruido. El Maestro Niv-Mízzet no parecía feliz. Ambos miraban fijamente a una gran máquina, que aparentemente es lo que explotó. No tengo ni idea de lo que se suponía que debía hacer, pero claramente no había funcionado. Estaba quemado, echando humo. Incluso en llamas en un par de lugares, aunque ni el Maestro Niv-Mízzet ni el Maestro Zarek hicieron nada sobre las llamas. Capté tal vez una frase. Algo sobre una almenara que es su única oportunidad ahora.

—Eso encaja. Si es que algo lo hace.

—Si tú lo dices.

—¿Qué más, amiga?

—No mucho. El Maestro Niv-Mízzet se fue volando. El Maestro Zarek abrió la puerta del laboratorio, y un grupo de trasgos entraron corriendo para apagar los fuegos. Eran muy eficientes.

—Los trasgos ízzet tienen mucha práctica en extinción de incendios. Casi tanto como lo que tienen en la causarlos.

—El Maestro Zarek apartó a un trasgo y le dijo que enviara mensajeros a la Señora Kaya, a la Señora Vraska, a la Señorita Lavinia, al Señor Vrona y a usted. Pensé que sería mejor que saliera de ahí y te avisara para que supieras lo que era antes de responder a su llamada.

Como si estuviera en el momento justo, un trasgo se acercó corriendo. Ignorándome, se inclinó ante Hekara y le entregó un trozo de pergamino. Dio unas palmaditas al trasgo en la cabeza y dejó caer una hoja de afeitar en la palma de su mano como propina. Miró fijamente a la cosa, levantó la vista para ver el peligroso sonreír, y luego retrocedió lentamente. Una vez que estaba a unos cinco pies de distancia, se dio la vuelta y salió corriendo.

Hekara abrió el pergamino y asintió. Las campanas de su pelo tintinearon suavemente. —Tenías razón. Ahora o nunca es el momento. Mi amigo Ral necesita la nuestra para activar la Almenara y convoca a la caballería para que luchen contra el dragón malvado.

—¿El maestro Niv-Mízzet es malvado?

—No. Otro dragón.

—¿Qué puedo hacer?

Me miró y me acarició el pelo. Creo que si tuviera una hermana mayor, sería como Hekara. Pero no necesitaba una hermana mayor porque tenía a Hekara.

—Bueno, yo mismo estaré con el viejo Chico-Rally, para que puedas tomarte la noche libre. Volvamos a encontrarnos aquí, oh … justo antes del amanecer. Si no aparezco, es porque sigo con él y puedes tomarte todo el día libre.

—¿Estás segura?

—Claro, estoy segura. No necesito que sigas al tipo si estoy con él.

—Está bien…

Creo que debe haber sentido que me resistía a dejarla. Me levantó la barbilla y me dijo: —Oye, tú eres mi rata. No mi polilla. Sé que soy la luz más brillante del Multiverso, pero no hay necesidad de estar cerca. Soy una chica grande. Puedo cuidar de mí misma.

—Lo sé —dije, tal vez un poco resentida. Un poco.

Entonces se apiadó de mí. Me abrazó y me dio la vuelta otra vez. Estoy un poco vieja para ese juego, pero, honestamente, aún me encanta. Me bajó y me besó la frente.

—Tengo que irme, cariño.

—Adiós, Hekara.

—Adiós, Araithia—. Me pareció extraño que usara mi nombre completo. Casi nunca me llama Araithia. Pero me encogí de hombros. La vi cruzar el paseo marítimo. Entonces me di la vuelta para irme. Hacía tiempo que no comía y tenía hambre.

Me dirigí a un mercado selesnya, que estaba a punto de cerrar, o tal vez a punto de abrir. Robé una ciruela madura. También podría haber robado el bolsillo de un ministro orzhov que estaba cobrando una deuda de lo más fructífera. Realmente no necesitaba las monedas, pero estaban pulidas y brillantes, y me gustan las cosas brillantes.

¿Qué puedo decir? Soy la Rata.

Casi fui a ver a los Rakdos realizar su Jubileo Flamígero, pero sentí como si estuviera engañando a Hekara, lo que era una locura. Tal vez no estaba de humor.

Así que vagué, matando el tiempo. Pensé en ir a casa a las tierras de los gruul, tal vez pasar algún tiempo con mis padres. Pero no lo hice. Me sentía inquieta. Me abrazarían y abrazarían, y pensar en ello me hizo, um, cuál es la palabra… claustrofóbica, sí. Quería quedarme al aire libre.

Brillante idea, ya que pronto empezó a llover. No es que me importe tanto la lluvia. Me escondí en una puerta, viendo el escaso tráfico nocturno de Rávnica pasar de largo. Todos tenían lugares a los que ir, o eso parecía.

Finalmente, horas después, pude saborear el amanecer en el aire, así que volví corriendo al paseo trasngremial para encontrarme con Hekara. No estaba allí. Esperé, pero ella no vino. Seguía con el Maestro Zarek, por supuesto, y no me necesitaría. Sabía que podía irme, pero me quedé sin razón alguna, cuando el sol empezó a salir. . .

Y cuando un niño cubierto de arena se materializó justo delante de mí.

II.

El niño -que parecía tener unos dieciocho años o más- estaba de rodillas, tosiendo arena. Se pasó un brazo de arena por los ojos en un inútil intento por aclarar su visión, y luego miró al cielo con una expresión confusa y quizás suplicante. Lo vi porque se veía un poco patético. Me preguntaba de dónde se había teletransportado para tener tanta arena.

Entonces, aun escupiendo arena, bajó la cabeza y miró en mi dirección. Seguí observándolo, mientras distraídamente sacaba una pequeña baya roja de mi cinturón y me la metía en la boca.

Dije que tenía hambre, ¿verdad?

Estaba sangrando un poco por una herida en la frente, y mientras le mordía y probaba el jugo rojo sangre de la baya, su sangre goteaba en su propia boca para mezclarse con toda esa arena. Volvió a escupir, luchó contra un ataque de tos y -aún con las manos y las rodillas- pidió ayuda.

Sorprendido, me señalé a mí misma y dije: —¿Yo?

Asintió desesperadamente y tosió: —Por favor…

Inmediatamente me bajé de la barandilla y corrí a su lado, diciendo: —Casi nadie se fija en mí. Soy tan insignificante. Le ayudé a ponerse de pie y empecé a quitarle la arena de la túnica.

Murmuró un agradecimiento y preguntó: —¿Dónde estoy?

—Paseo transgremial —dije encogiéndome de hombros.

—¿Qué?

—Estás en el paseo transgremial. Y habrá carros thrull que pasarán por aquí en cualquier momento en ambas direcciones. Así que a menos que quieras ser aplastado por ellos, será mejor que nos movamos.

Me dejó tirar de él hacia adelante. Frotando furiosamente su mano hacia adelante y hacia atrás sobre su cuero cabelludo, intentó -y no logró- sacarse la arena de su pelo mientras caminábamos por el puente.

Estaba muy emocionado de conocer a alguien nuevo y, como siempre, empecé a balbucear a mi ritmo normal de milla por minuto: —No hemos sido debidamente presentados. Soy Rata. Rata no es mi verdadero nombre, por supuesto. Es más bien un apodo. La gente me llama así. Bueno, no mucha gente. Pero entiendes la idea. Mi verdadero nombre -o, ya sabes, mi nombre de pila- es Araithia. Araithia Shokta. Pero Rata es más corta, más fácil de decir. Puedes llamarme Rata. No me ofende el nombre en absoluto. La verdad es que es perfecto para mí. Más perfecto que Araithia, supongo. Aunque creo que Araithia es más bonito, ¿sabes? Mi madre todavía me llama Araithia. También mi padre. Pero son los únicos. Bueno, hay un centauro que conozco, pero es como mi padrino, así que es lo mismo. Los padres se quedan atascados con los nombres que eligen. Pero estoy bien con Rata. Así que adelante, llámame Rata, ¿de acuerdo?

—Yo…

—Actualmente soy sinportal, en caso de que te lo preguntes, pero nací en los Clanes Gruul, así que mis padres quieren que me una oficialmente a su clan, excepto que no creo que esté lo suficientemente enfadado, ¿sabes? Además, tengo buenos amigos en Rakdos y Selesnya -sí, sí, no podrían ser más diferentes, pero algunos días siento que encajo bien en uno, y al día siguiente, en el otro. De todos modos, esos son mis tres grandes: Gruul, Rakdos, Selesnya. Definitivamente me uniré a uno de esos. Probablemente ¿Estás en un gremio? No reconozco el atuendo.

—Yo…

—Oh, ¿y cómo te llamas? Eso debería ser lo primero, supongo. No hablo con mucha gente nueva, así que puede que no entienda bien el orden de las cosas. Siempre tengo muchas preguntas, pero normalmente tengo que averiguar las respuestas por mi cuenta, ¿sabes?

—Yo…

—Eso fue retórico. Nos acabamos de conocer. En realidad no espero que sepas cómo me las arreglo en la vida instantáneamente. Además, estamos teniendo una conversación. No hay prisa. Llegaremos a todas las cosas importantes en algún momento, ¿verdad? ¿Cómo está tu cabeza? Es un corte bastante feo. No creo que necesites puntos de sutura, pero deberíamos limpiarlo, quitarle la arena y ponerle un vendaje, o tal vez encontrarte un curandero que pueda hacer un pequeño hechizo de sanación. Puedo llevarte a un lugar donde puedan hacer eso por ti, pero incluso un poco de magia curativa puede resultar un poco cara. Aun así, es un corte tan pequeño que podrían hacerlo gratis, si se lo pides amablemente. O si eres demasiado tímido para pedirle ayuda a un extraño -me pareces tímido, pero no quiero presumir demasiado ya que acabamos de conocernos-, puedo arreglarte yo mismo. Quiero decir, supongo que yo también soy un extraño. Pero siento que nos estamos uniendo un poco. En cualquier caso, soy una médica bastante decente. He tenido que aprender a hacer eso por mí misma a lo largo de los años. No es como si mi madre no lo haría por mí, pero es una guerrera gruul. No siempre está disponible. Además, nunca me han hecho tanto daño, ¿sabes? Cortes y rasguños. Soy relativamente bajita, y la gente más grande siempre se topa conmigo si no soy demasiado cuidadosa. Rávnica es un lugar muy concurrido.

—Yo…

—No tengo ninguna magia curativa, y no creo que tenga nada que pueda usar como vendaje, pero puedo robar algo bastante fácil. O tal vez no querrías un vendaje robado. Olvidé que no todo el mundo está de acuerdo con que yo sea un ladrón. Los encarceladores azorios no lo aprobarían, eso es seguro. Um, no eres azorio, ¿verdad?

—Yo…

—No, mírate. No puedes ser azorio. Supongo que estás–

De repente, se cruzó en mi camino y me agarró de los brazos, gritando: —¡Escucha! Creo que se asustó a sí mismo, porque inmediatamente parecía arrepentido por gritar, asustado incluso, como si yo pudiera vengarme o algo así por haberme gritado.

Vaya, él no me conoce, ¿verdad?

Le sonreí para hacerle saber que no era tan frágil y le dije: —Hablo demasiado, ¿no? Paso mucho tiempo sola y hablo demasiado conmigo misma. Siempre me digo eso a mí misma. Entonces salgo con otras personas, y uno pensaría que aprendería a escuchar más. Quiero aprender a escuchar más. Así que, sí, te voy a escuchar, eh… ya sabes, todavía no me has dicho tu nombre. Empieza con eso, y te prometo que te escucharé.

—Teyo —contestó, su voz alzándose al final, como si me estuviese preguntando si tenía bien su nombre.

Tratando de ayudar, se lo repetí: —Teyo. Es un bonito nombre. ¿Estás en un gremio, Teyo? Estás herido hecho polvo. ¿Hay algún lugar donde pueda llevarte? ¿Alguien a quien debería llevarte?

—No estoy en ningún gremio. Soy un acólito de la Orden del Magoescudo.

—Nunca he oído hablar de él.

—¿Nunca has oído hablar de la Orden? ¿Cómo es posible? ¿Qué haces durante una tormenta de diamantes?

Descripción: C:\Users\Merunemes\Desktop\032.jpg

—Tampoco he oído hablar de una tormenta de diamantes, pero suena bonito. Brillante. Me gustan las cosas brillantes. Es un poco inmaduro, pero ahí lo tienes. Si veo algo brillante, lo tomo. Mencioné que soy una ladrona, ¿verdad?

Me soltó de los brazos y se tropezó con la barandilla de piedra del puente para ver el río que pasaba por debajo. Sus ojos se abrieron de par en par y sus manos agarraron con fuerza la barandilla, blanqueando sus nudillos. Él murmuró, —¿Ella nunca se ha enfrentado a una tormenta de diamantes? ¿Nunca ha oído hablar de la Orden? Eso no tiene sentido. La Orden Monástica del Magoescudo es famosa a lo largo y ancho de Gobakhan. La gente depende de ello.

Me uní a él en la barandilla, sonreí y me encogí de hombros, haciendo un esfuerzo por hablar a un ritmo más moderado: —Yo tampoco he oído hablar de ‘Gobakhan’.

Golpeó su mano contra la barandilla y pisó el suelo con el pie. —¡Esto es Gobakhan! ¡Nuestro mundo es Gobakhan! ¡Estás parada sobre Gobakhan!

Le atravesé el brazo y lo empujé hacia adelante. —Teyo, esto… — Sin ralentizar mi ritmo, di un pequeño salto sobre los adoquines, haciendo que las campanas de mis hombros sonaran suavemente. …es Rávnica. Este mundo es Rávnica. Teyo, tengo la sensación de que ya no estás en Gobakhan. Supongo que eres un “caminante”.

—Estamos caminando. Estoy caminando. Por supuesto que soy un caminante.

—No esa clase de caminante. No sé mucho sobre eso. Solo cosas que oí discutir al Maestro Zarek y a la Señora Vraska cuando no sabían que yo estaba por aquí. Quiero decir, Hekara me pidió que siguiera al Maestro Zarek, así que fue casi una misión, una asignación, ¿verdad? Quería saber adónde iban cuando se iban sin ella. Eso es casi una cita, por cierto. Ella habla así, Hekara. De todos modos, se suponía que tenía que seguirlos, pero también escuché un poco a escondidas. Probablemente no debería admitirlo, pero soy una fisgona crónica. Realmente no puedo evitarlo.

—Juro por la Tormenta, que no sé de qué estás hablando.

—Vale. Sí. Lo entiendo. Quiero decir que te vi materializarte cubierto de arena ahí atrás, así que probablemente debería haberlo adivinado. Pero tu mente siempre va con la explicación más simple primero, ¿sabes? Pensé que sabías cómo teletransportarte de un lugar a otro. ¿Sabes cómo teletransportarte de un lugar a otro?

—¡No!

—Exactamente. Así que lo que puedes hacer, si no me equivoco, es teletransportarte de mundo en mundo, de plano en plano.

—¡Te prometo que tampoco sé cómo hacer eso!

—Creo que tal vez la primera vez, es como un accidente o, no, um, quiero decir, no a propósito. Como un vuelo involuntario. ¿Quizás para salvarte la vida? ¿Estaba su vida en peligro, tal vez?

Me miró con los ojos muy abiertos. De todos modos, tenía los ojos más abiertos que cuando miraba al río—. ¿Cómo… cómo lo sabes?

—Oh, sí, no. No lo hice. Pero creo que esas podrían ser las reglas. Además soy muy intuitiva, y tú estabas cubierto de arena. ¿Enterrado vivo, tal vez?

Él asintió y luego dijo: —¿Entonces no estoy en Gobakhan?

—Rávnica.

—Rávnica—- Su acento, que no había notado antes, parecía sutilmente más extraño cuando hablaba la palabra.

Ya sabiendo la respuesta, le pregunté: —Y no conoces a nadie aquí, ¿verdad?

—Solo tú, supongo.

Le di un apretón en el brazo—. Entonces te adoptaré oficialmente. Hasta que estés listo para irte, tú y yo somos familia. No te preocupes, te cuidaré bien. Soy buena en eso. He tenido que aprender a cuidar de mí misma, ¿sabes?

—Ajá —respondió, aunque no necesariamente a lo que yo decía.

—Así que pensemos en lo que necesitas saber para vivir en Rávnica—. Lo miré mientras caminábamos. Miró alrededor de la ciudad, a todos los edificios, caminos y a los transeúntes (que no se fijaron en él ni en mí), y su mirada de ojos abiertos se fue ampliando cada vez más. Comencé a preocuparme de que se le salieran los ojos de la cabeza, así que decidí que necesitaba asimilarlo en trozos más pequeños—. Bien, esto es lo que necesitas saber: Rávnica es una gran ciudad. Y mucha gente vive aquí. Un montón. La mayoría humanos, supongo, como tú y yo. Pero muchos elfos y minotauros y cíclopes y centauros y trasgos y ángeles y vedalken y viashinos y gigantes y dragones y demonios y, bueno, casi todo lo que se te ocurra. La señora Vraska es una gorgona. Solo he visto tres de ellas, pero creo que son muy, muy hermosas, ¿sabes?

—Creo que nunca he visto una gorgona.

—Son impresionantes. Puedes confiar en mí en eso. De todos modos, no sé quién dirige las cosas en Gobakhan…

—¿El abad Barrez? O, no. Solo dirige el monasterio.

—¿Así que eres como un monje? Pensé que todos los monjes tenían que afeitarse la cabeza.

—Aún no soy un monje. Soy un acólito. Y afeitarte la cabeza no es una regla. Al menos no creo que lo sea—. Agitó las manos—. ¡Ahora mismo, no estoy seguro de nada!

—Cálmate. Por eso te estoy contando cosas. Así que el abad dirige Gobakhan. Pero aquí en Rávnica, son los gremios. Hay diez gremios, y entre ellos lo dirigen todo.

—Tenían gremios en Oasis. Es una gran ciudad en Gobakhan—. Se detuvo y miró a su alrededor—. Supongo que Oasis no es tan grande.

—¿Pero es lo suficientemente grande como para tener gremios?

—Sí. Ahí está el Gremio de los Carpinteros. Y el Gremio de las Caballerizas. Pero no creo que dirijan nada. Creo que se reúnen para beber cerveza y quejarse. Al menos, esa fue mi impresión. Solo estuve en Oasis unos días.

—Bueno, nuestros gremios son un poco más importantes. Aunque estoy seguro de que beben cerveza y se quejan tanto como cualquier otro. Sé que mi padre bebe cerveza y se queja mucho, y es un guerrero importante en los Clanes Gruul.

—¿Así que estás en este gremio de los gruul?

—Ya te lo he dicho. Soy sinportal. Eso significa que aún no me he comprometido con ningún gremio. Gruul, Rakdos, Selesnya. Todos me están cortejando. Estoy muy solicitada. Me reí. No entendió el chiste—. Estoy bromeando. No estoy muy solicitada.

—Muy bien. Si tú lo dices.

—Eres dulce.

—¿Lo soy?

—Creo que sí. Ya me gustas. Me alegro de haberte adoptado.

—Yo… —se rió. O creo que fue una risa. Era difícil de decir—. Creo que yo también me alegro de eso.”

Me miraba de una manera que me hacía sentir… bueno, no sé cómo me hacía sentir.

¿Así es como se siente la vergüenza?

Miré hacia otro lado y dije: —Basta ya.

¿O lo dije en voz alta? ¡Por favor, dime que no lo dije en voz alta!

Respiró hondo y preguntó: —¿Qué más necesito saber?

—Oh, um… veamos. Los gremios siempre están peleando entre sí. Me parece una idiotez. Parece que todos deberían poder llevarse bien, ya que todos son muy diferentes. Lo que les importa apenas se superpone. Pero ellos piensan que ser diferentes significa que tienen que meterse con el otro y esas cosas. Así que si las cosas empiezan a salirse de control, el conflicto debe ser resuelto por el Sr. Jace Beleren. Se llama el Pacto Viviente, lo que significa que todo lo que dice vale. Ya sabes, por arte de magia. El problema es que lleva desaparecido meses y meses. Creo que es como tú. Viajando de mundo en mundo. Solo a propósito, tal vez. De todos modos, con él desaparecido, las cosas se han puesto confusas, ¿sabes? Los gremios trataron de unirse para detener a un dragón malvado, que se supone que está en camino. Pero la señora Vraska ,la maestra del gremio golgari, asesinó a la señora Isperia, la maestra del gremio azorio.

—Espera, ¿ella la mató?

—Ajá. Y ahora todos los gremios se odian. O, ya sabes, ya no confiamos el uno en el otro.

—¿Y el dragón malvado?

—No lo sé. Supongo que aún está en camino.

Doblamos en una esquina y me detuve en mi camino. Habíamos serpenteado hasta la Plaza del Distrito Décimo, y me encontré mirando un alto obelisco en el centro de la plaza, rematado por la estatua de un dragón. Un dragón malvado, si tuviera que decirlo.

—Huh, dije—. Eso es nuevo.

III.

Apenas había tenido tiempo de contemplar el nuevo obelisco en el centro de la plaza cuando mis ojos se centraron en la enorme pirámide del otro extremo. En algún momento – muy recientemente- se había erigido del suelo, desplazando edificios y jardines y cualquier otra cosa que solía estar allí. Todo el asunto me pareció tan abrumador que apenas podía recordar qué cosas habían estado en ese lugar el día anterior.

¿Habían sido esas cosas tan insignificantes?

La ironía de que alguien como yo olvidara no se me escapó, ¿sabes?

—¿Es ese el dragón malvado? —preguntó Teyo nervioso.

Al principio pensé que hablaba de la estatua que estaba encima del obelisco. Pero sus ojos también estaban enfocados en la pirámide. En la parte superior había otra estatua de dragón, salvo que de repente giró la cabeza para mirar en nuestra dirección. Estaba bastante seguro de que no me miraba, lo que me llevó a creer que Teyo podría tener razón cuando dijo: —Parece que me mira a mí.

Pero yo dije: —Eso no parece probable—. O en todo caso, empecé a decirlo. Pero la última mitad de mi frase fue borrada por una fuerte explosión sónica y una ráfaga de aire seco del desierto que nos dejó literalmente boquiabiertos a Teyo y a mí.

Yo corrí primero. Se quedó de rodillas, temblando y murmurando: —Despierta, despierta, despierta, despierta…”.

Me volví para mirar mientras el sonido de la mampostería que se estrellaba resonaba por toda la plaza. Un gigantesco portal -fácilmente de cincuenta metros- se había abierto detrás de nosotros, diezmando instantáneamente la Embajada del Pacto entre Gremios, cortándola por la mitad. Una suave luz violeta brotó del portal. Casi parecía tranquilizador, excepto por la destrucción que el desgarro en el espacio había causado y seguía causando. Un ogro tropezó hacia delante antes de derrumbarse; una cuarta parte de su cuerpo se había evaporado con la llegada del portal. La fachada de la embajada se derrumbó, aplastando a otros dos transeúntes debajo de ella.

Era un espectáculo de terror. Y no del tipo divertido de los rakdos.

Miré por encima de mi hombro hacia el dragón. Estábamos demasiado lejos para ver la expresión de su rostro, pero soy un poco psíquica, y su regodeo mental se irradiaba de él en oleadas. Su regodeo y su nombre.

Bolas. Nicol Bolas.

Me dio escalofríos en la columna vertebral.

Y luego todo empeoró.

IV.

Una mujer de pelo negro como un cuervo y con un elegante vestido negro se subió cautelosamente a unos escombros. Llegó a la cima de una balaustrada caída, se levantó derecha y se detuvo.

Teyo murmuró —Algo está emergiendo de esa geometría… Me llevó un momento darme cuenta de que se refería al desgarro circular en el espacio. Miré hacia él.

Un ejército. Un ejército marchaba por el portal. Brillaban de un azul metálico al sol de la mañana. Pensé que se veían bonitos. Pero no soy una completa idiota. Un ejército marchando sobre Rávnica no es una buena cosa, no importa lo brillante que sea.

La mujer de pelo negro se puso otra cosa brillante en la cara. Cuando sus manos se apartaron, pude ver que era un velo metálico de eslabones de oro pulido que también brillaba a la luz del sol. Su piel expuesta comenzó a brillar con líneas moradas, grabados, como tatuajes. Pensé que quizá la había oído gritar. Pero no estaba seguro de si gritaba en voz alta o solo en su mente.

¿O solo mis miedos, ya sabes, proyectados?

Mientras sus brazos brillaban más, el ejército metálico también empezó a brillar. Incluso desde esta distancia, pude ver cómo sus ojos se volvían morados para que coincidieran con el color de los tatuajes de la Srta. Pelo-Cuervo. En cualquier caso, el ejército se detuvo como uno solo y se volvió para mirar hacia ella, antes de que, con un claro movimiento de su brazo, ordenara a sus brillantes fuerzas que se volvieran y marcharan hacia todos, hacia toda la gente que aún se recuperaba de la destrucción del portal, y hacia todos los que aún estaban allí, mirando estúpidamente a la horda que se acercaba.

Descripción: C:\Users\Merunemes\Desktop\cardart_WAR_Liliana-Dreadhorde-General.jpg

Teyo susurró: —¿Qué hacemos?

Francamente, no se me había ocurrido hacer nada, excepto correr y esconderme. En vez de eso, me quedé allí, silenciosamente congelado, mientras el primero de los guerreros de metal llegaba a una joven mujer humana que estaba tratando de liberar a su esposo, novio o hermano de las piedras caídas. Miró al guerrero que se acercaba. No movió ni un músculo porque se le rompió el cuello rápidamente. Estábamos muy lejos, pero oímos el crujido, lo sentimos en nuestros propios cuerpos.

—¿Qué hacemos? —repitió Teyo.

Yo no lo sabía. La carnicería continuó mientras el ejército que avanzaba continuaba su marcha, matando a todos los que se encontraban a su paso. Al acercarse, pude ver que eran criaturas no muertas: humanos, minotauros, aven, y otras especies, cubiertas de pies a cabeza por algún tipo de mineral azul metálico. Pronto, nos atraparían. No podía pensar. No podía moverme. Ni siquiera podía hablar, lo que es muy raro para mí.

De repente, oí el crujido de un trueno. Los dos nos volvimos. Era el Maestro Zarek, disparando rayos desde sus manos al rojo vivo con electricidad a los atacantes metálicos azules, a menudo matando a dos o tres a la vez. Caminó hacia delante con una mirada de furia en su cara, con los pelos de punta, y los guerreros azules explotaron ante él.

La señora Kaya también estaba allí; había desenvainado sus largas dagas para proteger a una madre pelirroja acurrucada sobre un hijo pelirrojo y se había lanzado contra el asesino no-muerto que estaba levantando una espada sobre la cabeza de la joven mujer. Las dagas de la señora Kaya, de color púrpura brillante con su magia, se hundieron profundamente en la espalda de la criatura. Se derrumbó en un montón frente a la madre chillona, que acercó a su hijo a su pecho y miró a Kaya, más asustada que agradecida.

La señora Kaya dijo: —Corre.

La mujer salió corriendo y corrió con su hijo en brazos.

Por alguna razón, esto sirvió para sacarnos a Teyo y a mí también.

—¿Podemos ayudar?  —preguntó.

—Creo que podemos intentarlo —dije, aunque aún no estaba seguro de cómo hacerlo.

Dos más de los brillantes monstruos atacaron a la Señora Kaya. El más grande y cercano sacudió un hacha, pero Kaya se volvió incorpórea, lo que yo sabía que era uno de sus talentos místicos, y el hacha cruzó inofensivamente a través de ella. Esto pareció confundir a su atacante, y Kaya aprovechó el tiempo para reincorporarse y cortar el cuello de la segunda criatura que se acercaba. La pálida luz púrpura de sus dagas pareció luchar brevemente con la luz púrpura oscura que irradiaba de los ojos y el cartucho del guerrero. Pero como un veneno, los poderes de la Señora Kaya se filtraron a través del cadáver, infectándolo. Sucumbió.

Se volvió hacia el portador del hacha, que la golpeó de nuevo. De nuevo se volvió intangible y de nuevo el hacha pasó a través de ella, dejando a su oponente abierto para recibir las dos dagas en el abdomen. No bajó de inmediato, y -una vez más sólido- arrastró las espadas hacia arriba y lo destripó. Era el tipo de cosas que mi madre haría.

O Hekara. Me preguntaba dónde estaba. Pero tal vez me alegré de que no estuviera aquí. Se estaría divirtiendo demasiado y podría hacer que la mataran o algo así.

El Maestro Zarek, mientras tanto, estaba haciendo una parada en lo alto de un banco del parque, defendiendo a tres niños más, uno de los cuales acunó una pelota de goma con la misma protección que la madre había usado para su hijo. El Maestro Zarek estaba golpeando a los guerreros metálicos, uno tras otro, pero cuando la Señora Kaya se unió a él, estaba claro que todos nosotros pronto seríamos invadidos.

Pronto otra de las criaturas estaba sobre ella. De nuevo, su cuerpo perdió sustancia, y el guerrero tropezó con ella. Se giró. Se dio la vuelta. Se solidificó y clavó sus dagas en sus ojos, profundamente en lo que quedaba de su cerebro. Cayó como una marioneta cuyas cuerdas habían sido cortadas.

Pero ella lo vio por un segundo demasiado tiempo. Un minotauro mineralizado se estrelló contra ella y la dejó tirada sobre los adoquines. Gruñó y se puso en pie con dificultad.

Ahí es donde entramos nosotros. Finalmente.

No creí que pudiera con el minotauro en un ataque frontal, así que corrí detrás de la bestia. Me ignoró, continuando hacia la Señora Kaya más rápido de lo que había previsto. Más rápido de lo que podía hacer mi jugada.

Y entonces, de la nada, Teyo estaba allí. Se puso sobre la Señora Kaya, erigiendo un escudo triangular de luz para protegerla a ella y a él de la criatura (supongo que eso es lo que significa ser un acólito de la Orden del Magoescudo). La maza de la criatura se estrelló contra el triángulo, que brilló brillantemente pero mantuvo su forma. Teyo puso una mueca de dolor pero se mantuvo firme, cantando bajo. Me sorprendió e impresionó y -aunque no tenía ninguna razón real, como diría mi padrino Boruvo, para cosechar este honor- me sentí orgullosa de mi adoptado.

El minotauro se crió para mover su maza de nuevo, pero para entonces yo ya estaba lista. Había desenvainado mis propias dos (mucho más pequeñas) dagas. Salté a su espalda y los empujé hacia el cuello de la bestia. Rugió, se sacudió y me despistó. Salí volando, aunque logré aferrarme a mis cuchillos. Aterricé con fuerza en el trasero.

Cortes y rasguños, como dije.

De repente, un rayo de electricidad de color blanco azulado encendió a la criatura, que explotó en montones de llamas de azul derretido.

Cuando el Maestro Zarek se acercó, Teyo dejó caer su escudo. Un pequeño círculo de luz en su oreja también desapareció, y sus hombros se desplomaron. Ayudó a la señora Kaya a ponerse de pie.

El Maestro Zarek se dirigió a Teyo: —Eres un planeswalker.

—¿Soy qué?

—¿Cómo sabes que es un planeswalker? —preguntó la Señora Kaya al Maestro Zarek.

Estaba zigzagueando entre las criaturas de color azul metálico. Apuñalándolos aquí y allá para distraerlos de su presa. Le corté los tendones a uno, y cuando cayó de rodillas, lo apuñalé en los ojos.

Bueno, había funcionado para la Señora Kaya.

Afortunadamente, a mí también me funcionó.

Volví corriendo a Teyo, esquivando a otro monstruo en el camino.

En ese momento, la Señora Kaya me miró directamente y me dijo: —Esas cosas no parecen estar muy interesadas en ti. ¿Cuál es tu secreto?

Creo que la miré fijamente durante un rato.

El maestro Zarek, pensando que ella estaba hablando con él, dijo: —Ya están bastante interesados.

Ignorándolo, se dirigió de nuevo a mí, ahora con cierta preocupación: —¿Estás bien?

Una vez más, tuve que salir de mi estupor. Murmuré algo así como —Oh, sí. Nunca esperé que la poderosa maestra del gremio orzhov se fijara en mí—. Luego, en voz baja, murmuré: —Vaya, dos en un día. Eso es casi más raro que el gran agujero del mundo.

El Maestro Zarek, aún bajo la impresión equivocada de que la Señora Kaya se dirigía a él, dijo: —Estoy bien. Lo siento. Son las gafas. Son el diseño de la Mente Ardiente. Puedo usarlas para identificar a los planeswalkers. Es… ligeramente desconcertante.

—¿Hay más por aquí? —preguntó la señora Kaya—. Planeswalkers, quiero decir. No gafas. Nos vendría bien la ayuda.

El Maestro Zarek bajó sus gafas sobre sus ojos y miró el cielo, lentamente siguiendo algo hacia abajo. Por su expresión -y un ligero zumbido en mi cerebro- me di cuenta de que estaba teniendo una conversación psíquica con alguien. No era lo suficientemente poderoso para interceptarlo, pero reconocí las señales.

Seguí su línea de visión y vi a cuatro humanos acercándose. Dos eran hombres que no reconocí y el tercero era la Señorita Lavinia, la antigua asistente del Pacto Viviente. El Sr. Jace Beleren, que también estaba con ellos. Se abrieron paso hacia nosotros. El más grande del grupo estaba usando una espada ordinaria para hacer pedazos a cualquier criatura que estuviera a su alcance.

El Maestro Zarek desató un rayo que mató a un par de monstruos en el camino del cuarteto. Entonces el hombre grande gritó: —¡Chandra!

Todos nos volvimos. Cuatro guerreros más estaban luchando hacia nosotros. Dos piromantes humanas iban en cabeza. Uno, con el pelo rojo literalmente en llamas, disparando tremendas ráfagas de fuego que redujeron al enemigo a charcos de mugre derretida. La otra, esta vez con el pelo largo y gris como el acero, estaba usando ráfagas de mayor precisión que eran igual de efectivos. Detrás de ellos había un leonino masculino y un autómata de plata gigante.

Ambos grupos de cuatro personas convergieron a nuestro lado, y el leonino tuerto pareció glorificarse en la confraternidad, levantando sus brazos hacia el cielo y rugiendo -lo que me pareció un tanto prematuro-.

Se hicieron introducciones rápidas. El gran hombre era el señor Gideon Jura. El otro hombre era el Sr. Teferi. La piromante pelirroja era la Srta. Chandra Nalaar. La pirómana de pelo gris era la Sra.. Jaya Ballard. El leonino era el señor Ajani Melena Dorada, y el autómata, que parecía estar vivo y sensible, era el señor Karn. Como Teferi, no tenía apellido. Parece que un montón de estos’caminantes’ no lo consiguieron, casi como si fuera el costo de hacer negocios en el Multiverso. Estaba a punto de preguntarle a Teyo si tenía apellido, pero estaba ocupado intentando presentarnos a los dos a los demás. Pero estaba nervioso y murmurando. Así que cuando el señor Jura puso su gran mano en el hombro de Teyo y, dirigiéndose solo a él, dijo: —Qué bueno tenerte en la lucha, Teyonraht —me hizo reír un poco.

Teyo trató de corregir la impresión de que “Teyonraht” era su nombre, pero en ese momento, el señor Jura estaba gritando: —¡Formad! ¡Los Eternos siguen viniendo! ¡Necesitamos salvar a tanta gente como sea posible!”

Así es como se llamaban los guerreros metálicos: Eternos.

Era un nombre que no auguraba nada bueno para nuestra supervivencia, ¿sabes?

V.

La elegante señorita Pelo-Cuervo, con su elegante vestido negro cruzaba la plaza desde el portal hasta la pirámide, rodeada por una falange de Eternos guardaespaldas. Nos vio mientras el Sr. Jura nos guiaba contra lo que él llamaba “la Horda del Terror”.

Ella nos vio levantar a niños más pequeños que yo en nuestros brazos para llevarlos fuera de peligro.

En un momento, el Sr. Jura tenía tres.

Nos vio hacer interferencias por si había transeúntes demasiado asustados para montar sus propias defensas.

Nos vio destruir Eterno tras Eterno.

Y lo último que vi de ella, antes de perderla de vista por completo, fue que moviera la cabeza no con compasión, sino con asco.

Me dirigí a Teyo, cuyo apellido resultó ser Verada, por cierto, y parecía exhausto. Levantaba escudo tras escudo para proteger a toda clase de gente -todos perfectos extraños para él- de estos Eternos no-muertos. Estaba demasiado ocupada tratando de mantenerme viva para leer sus pensamientos literales, pero entendí lo esencial: él no confiaba en sí mismo, no creía que pudiera manejar las cartas que le habían sido repartidas.

Me incliné y dije: —Lo estás haciendo bien.

Tragó saliva con fuerza y me asintió con la cabeza y levantó otro escudo, un círculo que se expandió sobre sus manos extendidas, dando a dos niños elfos la cobertura que necesitaban para huir del eterno cubierto de lazotep, como lo llamaba el Sr. Jura, que los estaba persiguiendo. Su escudo aguantó, impidiendo que el Eterno persiguiera a los elfos y dándome la oportunidad de usar mis pequeñas dagas en sus ojos menos eternos.

Ya había hecho ese movimiento seis o siete veces. Fue muy efectivo. Podría correr hasta ellos y apuñalarlos. La primera vez, pensé que Teyo podría vomitar, pero se lo tragó y ahora se estaba acostumbrando a mi truco. Nunca había tenido a nadie estudiando tanto mis trucos, excepto quizás a mi madre, pero traté de no dejar que eso me afectara la cabeza.

Teyo invocó un nuevo escudo para bloquear el ataque de otro Eterno.

El señor Jura gritó: —¡Teyonraht, empuja a ese hacia aquí!

—Es solo Teyo —gritó mientras intentaba obedecer. Noté que cada vez que necesitaba ayuda, Teyo convocaba un pequeño círculo de luz bajo su oreja derecha. Colgaba allí como un brillante pendiente que mantenía mi atención peligrosamente. Tuve que resistir el impulso de agarrarlo, resistir el impulso de mirarlo demasiado tiempo.

Teyo expandió su escudo izquierdo, transformándolo de un círculo a un diamante. Sonrió un poco, quizás un poco orgulloso de la maniobra, y luego usó ambas manos para añadir dimensión al escudo con forma de diamante y caminar hacia delante.

El mayal del Eterno rebotó en un ángulo extraño, desestabilizando al monstruo. Teyo se inclinó y empujó. El Eterno tropezó hacia atrás, y el Señor Jura le cortó la cabeza, muy suavemente.

—Bien —ladró antes de darse la vuelta para atacar a otra de las criaturas.

Teyo volvió a sonreír, y yo sonreí por él. Luego se sacudió la sonrisa y giró su escudo para proteger la espalda de la Señora Kaya.

El señor Beleren gritó: —¡Tenemos que convocar a los gremios! ¡Traerlos a la pelea!

El Maestro Zarek atacó a otro Eterno y le gritó: —¡No estoy seguro de que eso sea posible! Puedo enviar a los ízzet al campo y tal vez Kaya podría hacer lo mismo con los orzhov…

La Srta. Lavinia terminó su pensamiento: —El resto de los gremios se han retirado para apuntalar sus propios territorios, más desconfiados unos de otros que de Bolas.

La señora Kaya dijo: —Y eso sin contar los gremios que ya sirven a Bolas. Golgari y azorio. Tal vez los gruul también.

No podía creer que los gruul sirvieran al dragón. Sabía que mis padres nunca lo harían.

La Srta. Lavinia también frunció el ceño. Claramente no le gustaba la idea de que los azorios sirvieran a Bolas, tampoco.

Teyo y la Señora Kaya estaban espalda con espalda, evitando los golpes entre dos Eternos. Pensando que podía ayudar, me colé entre ellos. Me incliné y le susurré a la Señora Kaya —Llama a Hekara. Ella traerá a todo el Culto.

La señora Kaya apuñaló a su Eterno, y luego se detuvo para agitar la cabeza con tristeza. —Hekara está muerta.

Y eso fue todo. Mi mundo simplemente…. se tambaleó.

No puede ser…

La había visto anoche. Ella estaba bien. Ella estaba alegre. Ella era Hekara. Era mi mejor amiga en todo el mundo. Todo el Multiverso.

Tras su escudo, Teyo me miró preocupado.

—Hekara era mi amiga —dije desesperadamente—. Ella me conocía. Ella me vio.

Teyo se veía como yo me sentía: indefenso. Quería consolarme; empujando su escudo de su mano derecha a su izquierda, se acercó y me dio un pequeño apretón tranquilizador en el brazo.

No fingiré que me tranquilicé en lo más mínimo. Todavía no podía entender lo que la señora Kaya había dicho. No podía imaginar un mundo sin Hekara en él, sin sus risas, sus pensamientos que rebotan, su lealtad y amistad, incluso sin su sed de sangre. Pero Teyo lo intentaba, así que intenté reconocer el esfuerzo con una sonrisa agradecida. No tenía ni idea de qué expresión aparecía en mi cara.

Hekara no puede estar muerta. No podía estarlo.

—Hekara está muerta —había dicho la señora Kaya, y yo sabía que le gustaba lo suficiente como para no mentir sobre ese tipo de cosas. Quería creer que lo haría. Pero yo sabía que no era así.

Mi mejor amiga no me esperaba en el paseo transgremial. No volvería a esperar allí. Ella nunca me abrazaría o me molestaría o me haría cosquillas o me balancearía o volvería a hablarme.

—Vengan, pastelitos, y denme un poco de azúcar—. Nunca volvería a oír eso. O algo así otra vez. Ni el tintineo de las campanas en su pelo. Ni la risita que hizo cuando manifestó una cuchilla de afeitar. Ni las carcajadas resoplantes que se le escapaban de la boca cuando encontraba algo particularmente gracioso. Todo había desaparecido. El telón había bajado. Su actuación se había quedado a oscuras.

Más Eternos avanzaron, y me preguntaba por qué nos molestábamos en luchar contra ellos.

Rávnica se estaba muriendo a mi alrededor, y de repente no parecía que valiera la pena salvarla.

Hekara estaba muerta…

Ya puedes comprar cartas sueltas y sellado de La Guerra de la Chispa

El-rincón-de-Magic-web.png

Comentarios en: "WAR OF THE SPARK: RAVNICA STORY – VIEJOS Y NUEVOS AMIGOS" (2)

  1. Racka105 dijo:

    Hola, se sabe para cuando la siguiente historia de la chispa?
    Gracias
    Saludos

  2. Krynos dijo:

    Gracias!!!! Lo estuve buscando por todos lados !!! 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: